TIEMPO PASCUAL 2017 acompasando

 #SINONOESELFINAL

.

II DOMINGO DE PASCUA:

“AL FINAL TODO ACABA BIEN. Y SI NO ACABA BIEN, ES QUE NO ES EL FINAL”

EL EXÓTICO HOTEL MARIGOLD (THE BEST EXOTIC MARIGOLD HOTEL, 2011)

.

Domingo 23 de abril de 2017

Jn 20, 19-31

.

Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos.  Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros.»  Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: «Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.»  Y, dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo: «Recibid el Espiritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos.»  Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: «Hemos visto al Señor.»  Pero él les contestó: «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»  A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: «Paz a vosotros.»  Luego dijo a Tomás: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»  Contestó Tomás: «¡Señor mío y Dios mío!»
Jesús le dijo: «¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.»  Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Éstos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

.

¿Has visto “El exótico hotel Marigold”? (tiene una segunda parte, aunque nos referimos especialmente a la primera). Un grupo de jubilados británicos, cada cual con historias muy distintas, decide retirarse los últimos años de su vida en India, atraídos por la espléndida publicidad del exótico y reformado Hotel Marigold. Sin embargo, la realidad no responde a sus expectativas tanto como quisieran, como suele ocurrir…

.

La película cuenta una historia amable que, sin pretender ser “la mejor película del año”, nos reconcilia con nuestras dudas y desconfianzas, nuestros temores y esperanzas… Incluso con las incredulidades respecto a nosotros mismos: ¿realmente acabará esto bien, merece la pena? En eso, nos recuerda al bueno de Tomás. ¿Quién de nosotros no tiene algo de incrédulo?

.

La frase con la que comenzamos será la vía por la que os proponemos caminar a lo largo del tiempo pascual; cada semana una película donde veamos de maneras muy distintas que, ciertamente, si no acaba bien, no es el final:

.

.

Necesitamos creer que hay un final, un fin, un cumplimiento en todo… Que las cosas no pasan porque sí o porque no… Que la vida fluye, pero no casualmente o sin horizonte alguno. Creer que todo tendrá un final, un cumplimiento, nos ayuda a dar sentido a lo que vivimos, o al menos nos empuja a buscarlo.

.

Además, implica creer en la bondad de todo cuanto existe. Incluido Dios. Incluido mi entorno. Incluida yo misma. Si lo creemos, tantas veces no vamos a verlo, no vamos a sentirlo… pero lo seguiremos esperando. No se vive igual cuando uno espera convencido de que el final será feliz que cuando no lo tiene claro…

.

Por eso, quizá, Tomás, que no parecía tener muy claro esto de que al final todo acaba bien:

–          No estaba con los demás la primera vez que el Resucitado se apareció.

–          Reta a sus amigos poniendo en duda su experiencia (no lo creo…)

–          Quiere consolidarse como criterio de verdad de las cosas (si yo no…)

.

Y como, gracias a Dios, la esperanza que da fiarse de alguien, cuando lo vives en primera persona, tiene tanta fuerza, el bueno de Tomás no necesitó más que meter sus dedos… entrar a la entraña del Amigo… Eso nunca falla. No necesito más.

¡Dichosos los descreídos, los que se creen mejores que el resto y descalifican la experiencia de otros! Dichosos ellos porque aún no han llegado al final; aún les queda mucho camino para descubrir tanto bien recibido. ¡Feliz Pascua!

.

.

Equipo Acompasando