3 testimonios para la cuaresma. Por Josefer Juan

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

3 testimonios para la cuaresma 

 .

Le pedimos a la Cuaresma que “nos haga vivir cosas” esenciales de la vida cristiana. Hablamos de profundizar y ser más exigentes estos días, pero no pocas veces nos detenemos en lo fundamental sin ir más allá. Decimos “intensificar” cuando lo que hacemos es “recuperar lo muy básico”, que o bien habíamos olvidado o bien teníamos perdido.

 .

1. Leónida Vázquez y la limosna  

 .

LEÓNIDA VÁZQUEZDesconocida por el nombre, archiadmirada por una foto. Ella es la que junto a las vías del tren alimenta a los viajeros-migrantes entregando bolsas de comida. Su destino, piensan ellos, es la abundancia, pero la travesía y el precio a pagar son la miseria y la desprotección. En todo su trayecto ella es una figura ejemplar de acogida y misericordia.

 .

Bajando a lo cotidiano. Esta mujer hace algo más, mucho más que dar de comer. Es sensible, mira y atiende, piensa en lo que puede entregar. Dedica tiempo, sensibilidad e inteligencia. Se entrega a sí misma, con una sonrisa. Ella cuenta, cuando le preguntan, sus tiempos de crisis y desesperación y cómo ha sido sostenida por la mirada de quienes van de paso. ¿Cuál será nuestra limosna cristiana?

 .

2. Pablo Raéz y sus ayunos 

  .

PABLO RÁEZDEP. Me pregunto de cuántas cosas ha hecho ayuno, con dolor y sufrimiento, este joven marbellí que ha hecho de su enfermedad un grito por la solidaridad. Y, por contraste, su imagen en las redes siempre sonriente, siempre esperanzada. Ejemplo admirable de aquello que el Evangelio dice: “Cuando ayunes, perfúmate.” Mucho que agradecer, en tanta autenticidad. Como ya se sabe, desde el minuto cero de su tratamiento, hizo bandera en las redes sociales por la donación de médula con el objetivo de alcanzar el millón de donantes.

 .

Bajando a lo cotidiano. Si algo aprendo, del carácter de algunos grandes hombres y mujeres en situaciones críticas, es a no esperar. Saber limpiar la vida de lo que no merece la pena y de lo que estorba la alegría. Ya imagináis en lo que estoy pensando: en esa multitud de preocupaciones absurdas a las que permitimos desgastar y quebrar la unidad, la paz, la libertad, la donación de sí mismo. El ayuno de Pablo, como el que propone el Evangelio y la Iglesia para cuaresma, no se queda ni en las limitaciones ni en las carencias. ¿Cuál será nuestro ayuno cristiano?

 .

3. Jorge Bergoglio y la oración  

 .

papa-francisco-JORGE-BERGOGLIOHe leído recientemente una entrevista a un antiguo discípulo jesuita del actual Papa, de cuando en Argentina era responsable de la Compañía. Le llamaba la atención que hablase de la oración como ese diálogo que se puede emprender en cualquier lugar y circunstancia, que no requiere de tiempos especiales sino que busca abarcarlo todo. De nuevo, lo básico nos sorprende y lo normal lo confundimos con lo extraordinario.

 .

Bajando a lo cotidiano. Que la oración sea diálogo, ya lo sabemos. Hace falta vivirlo. Pero así como tampoco conversamos con los demás a fondo, ese encuentro con Dios llamado oración se nos hace prescindible. De todo diálogo lo más complicado es ser capaz de hacer silencio para escuchar, y hablar usando las palabras para avanzar hacia el otro y no para defendernos. Calibramos interiormente, en lugar de mostrarnos libres y abiertos. Decimos que nos han hecho daño y entonces hallamos la escusa necesaria para cerrarnos a toda oración posible. Ni con el prójimo, ni con Dios. Aprendamos de Bergoglio a empezar por lo más sencillo, por aquello más inmediato que hay y aprovechemos para, en cualquier circunstancia propicia, romper las barreras del corazón. ¿Cuál será nuestra oración cristiana?

.

.

José Fernando Juan

@josefer_juan