A DIOS POR LA PALABRA (II) · DICKINSON

DICKINSON
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

 

Certidumbre 
 
Yo jamás he visto un yermo 

y el mar nunca llegué a ver 

pero he visto los ojos de los brezos 

y sé lo que las olas deben ser. 

 

Con Dios jamás he hablado 

ni lo visité en el Cielo, 

pero segura estoy de a dónde viajo 

cual si me hubieran dado el derrotero. 

 

(Emily Dickinson, Certidumbre, versión de C. López Narváez). 

 

 

Conocemos a Dios aunque no lo sepamos: alivio. 

No saberlo es conocer menos a Dios: desgracia. 

Pienso, con Emily Dickinson, que caminamos a menudo en la certidumbre de la fe, aunque no nos demos cuenta de ello o no le pongamos ese nombre a la experiencia…; pero no darnos cuenta o no nombrar la fe nos empobrece. El resultado es una mezcla de anonimato y confesión; de alivio y de desgracia. 

Al menos sigue habiendo gente a nuestro lado que está segura del viaje que emprende… Certeza. Esperanza. ¡No es poco! Quién las tuviera siempre… 

Pero qué lástima viajar tan solamente, sin poder charlar con Aquel hacia quien vamos… Silencio. Soledad. ¡Cuánta estrechez! Quien pudiera acompañarse, ensanchar el camino de palabras… 

Y hablar con Cristo. Y visitar el Cielo. 

Se aprecia más el baile de las olas si se escuchan también los rumores del fondo… 

Mejor es la voz de Dios que solo su horizonte. 

Comparte este post con tus amigos

Share on facebook
Share on pinterest
Share on twitter