«Ahí estaba el otro Dios…» por Juan Carlos Monroy, cmf

  • VER

.

En el corazón nace la impotencia. La tristeza se asoma detrás. No quiero volver a leer una noticia así, pero vuelve a aparecer con macabra insistencia.

.

El relato más cercano, y más desgarrador, lo encontré en una dejada revista de “Vida Nueva”, que por llegar en Agosto, no me encontró en casa.

.

Su desesperada y repetida petición resuena en mí, mostrándome mi incapacidad: “Se escucha un grito unánime ‘Ayúdanos, no podemos seguir así’ Los cristianos de Irak somos náufragos que extienden la mano para que alguien los salve de la muerte”, dice el arzobispo caldeo de Mosul, Emil Nona.

.

Superman_figureSon setenta mil los refugiados en Erbil, sesenta mil en Duhok, más en otras ciudades de Irak. Salen con lo puesto, han perdido tierra, casa, trabajo, todo… hasta la esperanza.

.

Éstos son cristianos que huyen de la muerte, junto a otros tantos que no son del gusto del llamado Estado Islámico (EI): “No puedo seguir viviendo aquí, este país está lleno de sangre”,  nos dice el padre de David Alyias, niño asesinado por el EI.

.

Como ellos, yo espero que alguien con poderes, cual superman, ponga orden en el caos. Y como ellos me pregunto: ¿por qué no intervienen las grandes potencias, mi propia Europa?

 .

.

  • JUZGAR

.

Días posteriores recibí con alivio las noticias de la decisión de algunos gobernantes de tomar cartas en el asunto. Me decía que los gritos de los desplazados habían sido escuchados.

.

Hasta que me tropecé, en un diario del grupo Vocento, con un actor que no había visto.

.

Aseguran que el EI gana de uno a tres millones de dólares diarios en las explotaciones petrolíferas que han logrado controlar. Que el crudo pasa la frontera hasta Europa a un precio tan bajo -una quinta parte- que hace caer notablemente su valor en el mercado. Y eso sí importa.

.

Al EI se le ve hacer migas con el eterno otro dios, el poderoso. Cómo me resuena claras en este momento las palabras de Jesús: “No podéis servir a Dios y al Dinero”.

.

Hay un caldo de cultivo: la pobreza, inevitable compañera.  En “The New York Times”  Aris Akkbas habla de los barrios marginales: “Las vidas de los adolescentes en Ankara están tan vacías que cualquier excusa les parece buena para vivir un poco de acción”. Y se unen al EI, eso sí, cobrando 150 dólares diarios.

.

superman

Muchos padres sirios del nordeste que viven en la miseria, tras varios años de sequía sin que nadie escuchara las reclamaciones de la FAO, se unieron también: Las ayudas al matrimonio y a los hijos superan a las que proporciona Finlandia a los suyos.

.

Qué dramáticamente claros se muestran a veces los lazos entre la pobreza, la injusticia y la violencia.

.

Me desengañé de las intenciones de las grandes potencias en su intervención militar en la zona. El eterno otro dios tiene sus leales en un bando y en otro; este dios nunca pierde, gane quien gane.

.

Tienen el poder de superman, pero no su corazón.

 .

.

  • ACTUAR

.

En mi desazón, me descubrí parte de un Iglesia débil que está siendo perseguida por su fe, por servir a Dios. Aprecio sentirme parte de la Iglesia del párroco Samir, que acoge en la iglesia 77 familias siro-ortodoxas, que atiende a las diez de la noche a otras dos más que le avisan están en la carretera al norte de Duhok, sin nada, y los aloja en casa de su hermana. Como él, otros sacerdotes y religiosos.

.

Donde se instaló la tristeza, emerge la oración de intercesión:

.

Oro por la fortaleza del obispo Emil Nona, que va de familia en familia dando consuelo y fortaleza, junto a los alimentos y medicinas que puede repartir, mientras va apuntando necesidades. Me recuerdan a Pedro frente al cojo que pide en la puerta del templo: “No tengo plata ni oro, mas lo que tengo te doy: en nombre de Jesucristo nazareno ¡anda!”  (Hechos 3:6)

.

Dale fortaleza a este pastor que camina con su pueblo.

.

Uno de esos días llega a mi buzón de correo electrónico la campaña de la católica “Ayuda a la Iglesia Necesitada”. Me descubro también parte de una Iglesia solidaria con sus hermanos más vulnerables. La caridad tiene patas, se moviliza. Qué alegría me produce su campaña. Me surge la acción de gracias.

.

Días más tarde me tropiezo con una campaña en el mismo campo donde los del EI hacen propaganda: en las redes sociales. Leales musulmanes se fotografían portando un cartel en el que se lee: “No en mi nombre” junto al hastag  #NotInMyName.

.

superman corona de espinas

Así es: cuán importante es descubrir a los que nos rodean el auténtico rostro de Dios. Cuánto mal hace un rostro distorsionado de Dios, a qué comportamientos tan inhumanos y tan indivinos conduce. ¡Y qué comportamientos más compasivos suscita el Dios de Jesús!

.

Y cuán importante es delatar -como profeta de hoy- el rostro del eterno otro dios, el del Dinero, que se agazapa tras las acciones que pudieran parecer movidas por grandes ideales.

.

.

Juan Carlos Monroy

.

 .

La campaña de la fundación pontificia “Ayuda a la Iglesia Necesitada” se encuentra en este enlace

 .

El semanario católico “Vida Nueva” publica el artículo “Un mismo drama, cien mil rostros diferentes”, de María Lozano, en el número  2.906 de su edición española.

 .

El grupo “Vocento” ha publicado el artículo “¿Cómo se financian los yihadistas?”  en varios de sus diarios españoles el pasado domingo 21 de Septiembre, firmado por su corresponsal Mercedes Gallego

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest