ANIMATE A REIR

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Cada vez  me doy más cuenta que la vida es más sencilla de lo que creemos. Luchamos por un futuro mejor, mejores comodidades, aunque en este afán perdamos dos cosas: la capacidad de disfrutar de lo que tenemos y la capacidad de tolerar las frustraciones. Vivimos en un mundo que nos exige estar satisfechos aunque los caminos para conseguirlo están hechos para no llegar a este punto. Nos confunde la idea de satisfacción con felicidad, las dificultades no tienen cabida, y cuando éstas inevitablemente llegan, nos sumergimos en un mundo de infértil frustración que hace pensar que ya nada tiene sentido. En todo esto, el humor cobra un gran sentido; aprender a ver los problemas con humor ayuda a sobrellevarlos, a encontrar caminos de solución y sobre todo a aceptarlos como parte de la vida.

En mi experiencia en Cuba algo nuevo fue encontrarme con “todo un pueblo” que “vive la vida” con humor. Hay que “estar aquí” para vivirlo. Un país donde cada día es una “lucha por sobrevivir”, nunca se deja de reír y gozar de todo, sobre todo de las dificultades sociales. Esta actitud hace que sean creativos a la hora de “resolver” los problemas. Siempre escuchas frases como “no se preocupe, todo se resuelve” y te das cuenta que de la forma menos pensada, cualquier situación se ha solucionado, pues tienes que prepararte para la próxima, no hay tiempo para acumular problemas. Un humor basado en la realidad y cargado de cierta ironía hace que no olvides la raíz del problema, sin dejar de seguir hacia adelante. Por ejemplo, el autobús público por la “situación coyuntural” que atraviesa el país no cubre la demanda, simplemente, dice: “me voy en el antibiótico” porque es uno cada ocho horas…

Y tú, ¿cómo vives la Vida? … Ponle humor a tu realidad, aprende a reír de ti mismo, y te liberarás de buscar culpables para buscar soluciones… ¡¡Anímate a reír!! 

Otras entradas...

¡QUE LLUEVA!

En otoño e invierno es bastante posible que llueva. En Adviento que se nos acerca, pedimos en la liturgia que LOS CIELOS