APOSTOLADO, CLAVE DE RENOVACIÓN CONTINUA. Obuna Claudine. Misionera Claretiana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Cristo enviado por el Padre es la fuente y el  origen de todo apostolado (cont. 61). La iglesia y la congregación necesitan la contribución espiritual y apostólica de una vida consagrada, renovada y revitalizada. Por eso, mi apostolado en la formación de jóvenes aspirantes y postulantes asi que de los  laicos toma una importancia capital, y se situé  en un  espacio de memoria y proyecciones, con Cristo como el  centro de todo.

Desde hace tres años en la parroquia  San. Kizito en la misión Isingu, asumí la responsabilidad de formar a los jóvenes Kizito y Anuarite .Se trata de la  educación y  formación cristiana  siguiendo el ejemplo  de vida de dos mártires africanos (Kizito de Uganda y Anuarite de la R.D.Congo. Este entrenamiento  es abierto a todas las vocaciones; y de estos grupos, de jóvenes salen la mayoría de las vocaciones a la vida consagrada.

Al comienzo de la formación muchos  jóvenes participan con entusiasmo y poco a poco después se van. Tuve  muchas   aspirantes  a la vida claretiana, después de la formación basada en el intercambio de la palabra de Dios, pequeña historia sobre la vida claretiana y la vida religiosa, muchas han abandonado. En el acompañamiento y discernimiento, he descubierto a través de los jóvenes: ¿Quién tiene el deseo y la libertad para servir a Dios,   quién  viene por curiosidad, quién  está bajo la presión de los padres.

Del mismo modo, en la formación de las postulantes y aspirantes Claretianas específicas; a pesar de las dificultades, como: el nivel intelectual bajo, la adaptación a la vida en común,   hubo algunas enamoradas de Jesús y  de nuestro estilo de vida,   etc. De mi parte, todo esto me ha costado tiempo, paciencia, tolerancia, sacrificio…, en mismo tiempo soy  feliz de descubrir lo que  Dios me ha dado como fuerza en este ejercicio, el valor y la voluntad de orientar las vocaciones de acuerdo con él. y esto me hace vivir en la realidad los números 67 y 69 de nuestras constituciones «la eficacia del apostolado depende, en gran parte de nuestra continua conversión y expresamos nuestra misión apostólica a través de la educación Cristina …».