A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Carmen Martín

Carmen Martín

Nacida en Logroño, me crie en el País Vasco y vivo en Madrid desde hace más de treinta años. Estudié Magisterio por vocación, aunque ejercí muy poco tiempo. La vida me llevó después por otros caminos, por los que también doy muchas gracias. Soy funcionaria del Estado y me encanta mi trabajo. Sin embargo, no me he desvinculado por completo de la educación: en diversos periodos he colaborado como voluntaria en proyectos para la infancia promovidos por Cáritas y Cruz Roja. Actualmente pertenezco al grupo de Liturgia de mi parroquia, donde con mi guitarra y mejor voluntad que voz, trato de animar algunas celebraciones.

Entrega Sin Condiciones

Qué respuesta extraña y tajante la de Jesús… ¿Acaso no está orgulloso de su madre?  Ante las palabras espontáneas y fervientes de una mujer hacia

Leer Más >>

Pico y Pala, Pico y Pala

“Habla japonés como un nativo en cuatro meses”, “Pincha en el enlace y descarga los archivos instantáneamente”, “Haz tu pedido y lo recibirás en la

Leer Más >>

Ven, Hijo, Cuéntame

Con un padre no hay que andar con formalismos, no hacen falta frases rimbombantes para hablar con él. Sabemos cuánto nos quiere y hasta qué

Leer Más >>

Buscando El Equilibrio

No llegaremos lejos en una bici con una rueda pinchada. Pedaleando así destrozaremos la llanta y los radios. De poco sirve que la otra rueda

Leer Más >>