A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Vale hacer el ridículo…

Zaqueo hombre bajo de estatura y rico, muy conocido, jefe de los recaudadores de impuestos. Controlaba la mercancía y la gente lo consideraba “pecador” porque

Leer Más >>

EL DIOS QUE LLORA

Jesús recorría los poblados enseñando y curando porque sentía compasión de las gentes en sus angustias y no hacía las cosas de forma individualista, sino

Leer Más >>