A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Cristina Ruberte

Cristina Ruberte

Como mi nombre indica, soy ante todo Cristiana, seguidora de Cristo. Consagrada de modo especial a Dios y su Reino como Religiosa Claretiana desde mi juventud. Mi pensamiento discurre entre la razón y la ley, pero también disfruto con el diálogo si se dan las condiciones necesarias para que sea tal. Me emociona la belleza, la buena música y la bondad. Algunas veces siento crecer en mi interior la ira y el desaliento, pero al final vence la compasión y la esperanza. En fin, soy lo que soy, y sólo Dios lo sabe.