A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Emilia Arija

Emilia Arija

Me llamo Emilia, soy madre, creyente y masajista. Tuve la suerte de crecer en un entorno creyente y rodeada de música. Eso sin duda marcó mi fe, mi manera de ser y mi vida. Y de hecho lo sigue haciendo. Compartirlo con los demás es un privilegio y una alegría.