A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Jordi Rovira

Jordi Rovira

Me llamo Jordi, tengo 36 años y vivo en Tarragona. Soy profesor de secundaria y colaboro activamente en mi parroquia y en la Delegación de Jóvenes del Arzobispado. Cuando Dios te llama a seguirle todo lo que haces es Misión.

Abogada nuestra

¡Dichosa la viuda que arrancó del corazón del juez injusto una palabra favorable a su causa! ¡Dichosa la virgen María, viuda de Nazaret, que no

Leer Más >>

¡Ven, Señor Jesús!

A veces las cosas, buenas o malas, vienen de sopetón: un accidente, el premio de una lotería, un embarazo, un enamoramiento, un cambio de trabajo…

Leer Más >>

Te llamé y te elegí

“Le miró con misericordia y le eligió”. Este es el lema episcopal del papa Francisco. Hace referencia al evangelio de hoy: la vocación de Mateo,

Leer Más >>