A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Natalia Martínez

Natalia Martínez

Madre de tres adolescentes increíbles, profesora de economía por vocación, casada con mi alma gemela y con el corazón partido entre Madrid y Miami.