A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Ramón Fernández

Ramón Fernández

Profesor de Religión de Secundaria en el colegio La Inmaculada (Oviedo-Claretianas). Buscador de razones de nuestra fe y empeñado en demostrar que la Religión está en acción constante en la vida diaria de cada persona.

El peso del AMOR

El evangelio de hoy describe una de las muchas situaciones en las que ponen a prueba a Jesús. En este caso, el “problema” a solucionar

Leer Más >>

Tesoros en los corazones

Quizá el texto del Evangelio haya dejado en ti una sensación de alerta, una llamada de atención. Parece que tengamos que vivir pendientes las 24

Leer Más >>