A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

Yuli Sogen

Yuli Sogen

Soy Yuli Sogen, Misionera Claretiana de Indonesia. Estoy destinada en Zaragoza desde hace un año.

Vida compartida

Jesús nos presenta una parábola que muestra dos realidades distintas: la del hombre rico y la de Lázaro, el mendigo. El hombre rico disfruta sus

Leer Más >>

¿Qué deseas?

El deseo nace en nuestro corazón para el bien de nosotros mismos y de los demás. Jesús en el Evangelio de hoy pregunta a la

Leer Más >>

¿Escuchas a Jesús?

A veces nos entusiasmamos con una buena experiencia en nuestra vida que hace brotar la paz y alegría en nuestro corazón. Estas experiencias tal vez

Leer Más >>