libertad
Ianire Angulo Ordorika

Ianire Angulo Ordorika

BIBLIANDO: “Hice de ti alianza del pueblo” por Ianire Angulo Ordorika, ESSE

“Yo, el Señor, te llamé según mi plan salvador;
te tomé de la mano, te formé
e hice de ti alianza del pueblo
y luz de las naciones,
para abrir los ojos de los ciegos,
sacar de la cárcel a los cautivos,
y del calabozo a los que habitan en tinieblas”
(Is 42, 6-7)

“Hice de ti alianza del pueblo”

 

Las diferencias de tema, estilo y contexto histórico nos permiten dividir el libro de Isaías en tres grandes partes: Protoisaías (Is 1-39), Deuteroisaías (Is 40-55) y Tritoisaías (Is 56-66). En el año 586 a.C. los babilonios invadieron Judá, destruyeron el templo y expulsaron a los nobles e intelectuales a Babilonia. Es en este difícil contexto cuando se sitúa el Deuteroisaías.

 

El texto es del primero de los cánticos del Siervo que jalonan estos capítulos. Se ha discutido mucho sobre el origen de estos cánticos y la identidad de ese Siervo sin mucho fruto. Podemos identificarnos con él: también nosotros somos siervos elegidos de Dios. Él mismo nos dice cómo nos ha elegido y cuál es nuestra misión.
Llamar, tomar de la mano y formar son verbos que subrayan la relación cálida y personal que el Señor establece con cada uno de nosotros. Él quiso contar desde siempre contigo y conmigo para llevar adelante su plan salvador.

 

El núcleo de la misión es ser lo que Dios ha hecho con nosotros: alianza del pueblo. La alianza no es un pacto o un contrato, sin una relación personal que el Señor se empeña en establecer con cada ser humano. Liberar y abrir los ojos son consecuencias de vivir lo fundamental de nuestra misión: ser la mediación que permita a toda la humanidad disfrutar de esa relación con Dios.

IANIRE ANGULO ORDORIKA, ESSE

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email