Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

BIBLIANDO: "La alegría de la Resurrección" por Ianire Angulo, ESSE - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

BIBLIANDO-RESURRECCION

BIBLIANDO: «La alegría de la Resurrección» por Ianire Angulo, ESSE

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

La alegría de la Resurrección

.

No siempre somos conscientes de que los cuarenta días de la cuaresma no son otra cosa que la oportunidad de preparar el corazón para la celebración más importante de los cristianos: la Resurrección de Jesucristo. Se trata de un acontecimiento tan importante que dedicamos otros cincuenta días para intentar intuir qué significa y qué consecuencias tiene para nuestra vida cotidiana que Jesús sea el Señor y el Padre lo haya resucitado de entre los muertos. Se trata de una experiencia de tal calibre que el gozo que despierta es difícil de expresar… aunque se parece a lo que expresa el Salmo 126:

 .

Sal 126

.

Cuando Yahvé cambió la suerte de Sión éramos como los que sueñan;

entonces se llenó de risas nuestra boca, nuestros labios de gritos de alegría.

Los paganos decían: ¡Grandes cosas ha hecho Yahvé en su favor!

¡Sí, grandes cosas ha hecho por nosotros Yahvé, y estamos alegres!

¡Cambia, Yahvé, nuestra suerte como los torrentes del Negueb!

Los que van sembrando con lágrimas cosechan entre gritos de júbilo.

Al ir, van llorando, llevando la semilla;

Al volver, vuelven cantando, trayendo sus gavillas.

.

Si nos paramos a pensar nos daremos cuenta de que en el libro de los Salmos el mismo Dios en su Palabra nos enseña cómo dirigirnos a Él. Esta colección de oraciones poéticas recogen el amplio abanico de certezas, sentimientos y expresiones de fe que los creyentes han ido haciendo suyas a lo largo de los siglos. Cada vez que oramos con sus palabras nos introducimos en la gran familia de quienes han volcado en Dios su corazón con todo lo que en él había: preocupaciones, dolores, tristezas y gozo. Todos los sentimientos que puede albergar un creyente a lo largo de su vida encuentran su reflejo entre las líneas de los Salmos… también la alegría.

.

Aunque la mayoría de las veces no tenemos claro en qué momento se escriben los Salmos, éste es fácil de fechar pues se sitúa en el final del gran drama nacional: el destierro Babilónico. Ciro, el rey de Persia, permitió a los israelitas, desterrados a la fuerza por Babilonia, que regresaran a su tierra en el año 539 a.C. Tras más de cuarenta años fuera de su país, la experiencia se convierte para ellos en el gran “cambio de suerte” que Dios ha realizado en su favor. Ni en sueños se imaginaban lo que estaban viviendo, así que sus bocas no pueden sino gritar de alegría y cantar: “¡El Señor ha estado grande con nosotros!”. Esto que vivieron los desterrados nos ayuda a comprender qué celebramos con la Resurrección.

.

Cuando se ha sufrido el dolor y la angustia, cuando parece que no hay salida… la experiencia de que Dios “da la vuelta” a nuestra suerte como si se tratara de un calcetín, saborear que Él salva y actúa asombrosamente en nuestro favor es tan radical e importante que configura toda la existencia y se asemeja bastante a lo que vivieron los discípulos ante la Resurrección de Jesús. Aquél en Quién creían haber encontrado la respuesta definitiva de Dios, su Mesías, había muerto de forma humillante ante sus ojos. Reconocerle vivo les hizo pasar de las lágrimas al júbilo, del llanto a la alegría.

.

La resurrección de Jesús sigue siendo para nosotros el motivo fundamental para gritar de gozo: “¡El Señor ha estado grande con nosotros y estamos alegres!”. La muerte no tiene la última palabra, Jesucristo es Señor de la vida y de la muerte y todo adquiere sentido en Él.

.

.

Ianire Angulo Ordorika,  ESSE

 

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email