Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

BIBLIANDO: "La Palabra a la que seguimos" por Ianire Angulo, ESSE - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

bibliandomayojunio15

BIBLIANDO: «La Palabra a la que seguimos» por Ianire Angulo, ESSE

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Para demasiada gente hablar de vocación cristiana es casi como hablar en chino. Suena a algo “remoto” que tienen algunas personas “raritas” que acaban viviendo de forma extraña. Pero en realidad se trata de una invitación que Jesús nos lanza a todos y todas y que tiene mucho que ver con lo que experimentaron estos discípulos del Bautista:

.

Jn 1, 35-39

Al día siguiente, Juan se encontraba de nuevo allí con dos de sus discípulos. Fijándose en Jesús que pasaba, dice, “He ahí el Cordero de Dios”. Los dos discípulos le oyeron hablar así y siguieron a Jesús. Jesús se volvió y, al ver que le seguían, les dice: “¿Qué buscáis?” Ellos le respondieron: “Rabbí –que quiere decir ‘maestro’- ¿dónde vives?” Él les respondió: “Venid y lo veréis”. Fueron, pues, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día. Era más o menos la hora décima. 

.

El evangelio según Juan es el más tardío de los cuatro que tenemos en el Nuevo Testamento. Se suele fechar en torno al año 100 d.C. y ya refleja una reflexión más “profunda” que los evangelios sinópticos sobre la identidad de Jesús. A veces nos puede parecer un poco “difícil” con su forma de expresión, sobre todo porque suele poner largos y complejos discursos en boca del Señor. Nada más comenzar, el evangelista nos ofrece el “marco” para comprender todo lo que sucede en el relato (Jn 1, 1-18). Lo hemos escuchado muchas veces, sobretodo en Navidad, pues se trata de un prólogo en el que se repite una y otra vez que Jesús es la Palabra hecha carne. Esa Palabra creadora, que bendice, que es firme, que recrea y vivifica… ha entrado en nuestra historia y es la identidad más profunda de Jesús de Nazaret.

.

Seguir a Jesús es una aventura apasionante en la que nos jugamos mucho porque Él es mucho más que una persona estupenda, un líder religioso o un modelo a seguir. Él es la Palabra hecha “uno de tantos”, uno de nosotros. Es la Palabra definitiva y última de Dios sobre Él mismo y sobre su amoroso sueño para la humanidad. A esta aventura de caminar tras sus huellas, cada uno de nosotros “ha llegado” desde distintos lugares que el evangelista es capaz de “aunar” en unas líneas. Para algunos, como para estos dos discípulos, fue el testimonio de Él que, con sus vidas o sus palabras, les dieron ciertas personas. Para otros fue una inquietud del corazón que les puso en búsqueda de un “no sé qué” que intuyeron en el Galileo. Quizá fue la “casualidad” la que hizo que nos lo encontráramos “pasando cerca”… pero, aunque parezca que los caminos son diversos, en realidad se trata de un único y mismo origen: la llamada de Jesús a “venir y ver”.

.

Si Jesús nos preguntara ahora qué buscamos de corazón ¿qué responderíamos? Los dos discípulos le preguntaron por el lugar donde vivía, el espacio de su intimidad… su identidad profunda, porque nuestra casa es donde podemos “ponernos las zapatillas” y ser nosotros mismos, sin adornos ni caretas. Hablar de vocación cristiana es hablar de esta llamada, con frecuencia silenciosa y “escondida” detrás de muchas circunstancias, que el Señor nos hace a venir y ver dónde vive. Saborear el encuentro con Él nos hace querer quedarnos.

.

Y nosotros ¿nos atrevemos a ponernos en camino, a contestar con sinceridad cuáles son nuestras búsquedas, a ver dónde vive Jesús y quedarnos con Él? El encuentro con Jesús marcó un antes y un después… se nota en que los discípulos dejaron testimonio de la hora exacta en que esto sucedió. Y es que toparnos con Él no es cualquier cosa… ¡es encontrarse con la Palabra! Y a esto estamos todos y todas invitados/as.

.

.

Ianire Angulo Ordorika,  ESSE

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email