bienav

BIBLIANDO: «Un programa de vida desde el reino» por Mónica Baigorria

LAS BIENAVENTURANZAS: UNA INVITACIÓN A ASUMIR UN PROGRAMA DE VIDA DESDE EL REINO

 

 Bienaventurados[a] los pobres en espíritu, pues de ellos es el reino de los cielos.

 Bienaventurados los que lloran, pues ellos serán consolados.

 Bienaventurados los humildes[b], pues ellos heredarán la tierra.

 Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, pues ellos serán saciados.

 Bienaventurados los misericordiosos, pues ellos recibirán misericordia.

 Bienaventurados los de limpio corazón, pues ellos verán a Dios.

 Bienaventurados los que procuran la paz, pues ellos serán llamados hijos de Dios.

 Bienaventurados aquellos que han sido perseguidos por causa de la justicia, pues de ellos es el reino de los cielos.  Bienaventurados seréis[c] cuando os insulten y persigan, y digan todo género de mal contra vosotros falsamente, por causa de mí.  Regocijaos y alegraos, porque vuestra recompensa en los cielos es grande, porque así persiguieron a los profetas que fueron antes que vosotros.

[Mt 5, 3-10]

 

  1. Mateo 5:3 O,  Felices
  2. Mateo 5:5 O,  mansos
  3. Mateo 5:11 Lit.,  sois

 .

Jesús comienza su predicación sobre el Reino con las bienaventuranzas que vienen a ser el maravilloso pórtico del Discurso de la Montaña, en la que va enumerando distintos aspectos de la vida cristiana, exigencias concretas y condiciones indispensables para entrar en el Reino de los cielos. Son una invitación para escuchar de la boca de Jesús, el Maestro, lo que nadie más que Él pudo enseñar a toda la humanidad.

 .

El reinado de Dios equivale a una nueva sociedad humana en la que las relaciones entre las personas están fundadas en el amor mutuo y en la que cada individuo goza de plena familiaridad con Dios. De ahí la insistencia de Jesús en la felicidad que proporciona este reinado; reinado que se ejerce directamente sobre aquellos que cumplen las dos condiciones propuestas en la primera y la última bienaventuranza: la opción por la pobreza, que expresa la opción por Dios en contra del dios rival, el dinero; y el amor y solidaridad para con los pobres y oprimidos, junto con la fidelidad a esa opción aun en medio de la hostilidad.

 .

Las bienaventuranzas constituyen una invitación dirigida a los hombres de todos los tiempos a asumir este programa de vida, integrándose en la nueva sociedad humana que el reinado de Dios representa. Dios reina sobre los que eligen ser pobres y se mantienen fieles a esa elección (Mt 5, 3.10); su reinado proporcionará una felicidad verdadera, suscitará la oposición de los poderosos, que supondrá la supresión de toda injusticia (Mt 5, 4-6) y creará una sociedad nueva basada en el amor al prójimo y la plenitud del amor de Dios (Mt 5, 7-9). La caridad estará en amar como El amó y en tener sus mismos sentimientos, sentirse habitadas por Él porque formamos un solo ser (cfr. Gal 3, 28) y estamos injertadas en Él (cfr. Rom 6, 5).

Esta experiencia del Amor gratuito de Dios debe encender en nosotras un fuego interior que nos libera para dejarlo todo y seguir a Cristo sin condiciones. Sólo desde la experiencia de una FE filial y confiada en el AMOR compasivo del Padre, hay fuerza, motivación, y lucidez para vivir las bienaventuranzas, como respuesta a la invitación al seguimiento de Jesús pobre, manso, humilde, sufriente, hambriento y sediento de justicia, misericordioso, limpio de corazón, pacífico, perseguido por razón de la justicia, que Él nos hace . Por eso la primera forma de pobreza del seguidor de Jesús, del Apóstol, es renunciar a todo programa personal.

 .

Las bienaventuranzas proclamadas por Jesús, se reflejan de una forma u otra en el carisma de nuestros fundadores, María Antonia París y S. Antonio María Claret, destacando los elementos esenciales que configuran la índole de la Congregación y están resumidos en el Blanco y Fin.

“El principal fin de las religiosas de esta Congregación es trabajar intensamente en el Señor, viviendo con autenticidad el Evangelio y cumpliendo con radicalidad los consejos evangélicos de pobreza, obediencia y castidad.

  .    

Y, a imitación de los apóstoles, trabajar hasta morir en enseñar la Buena Noticia a todos los hombres.

 .

Nuestra forma y manera de vida pide que todas las personas que quieran pertenecer a nuestra familia:

No tengan más riqueza que Cristo mismo, cuyas pisadas han de seguir siempre.

Han de vivir olvidadas de sí y abiertas a los hermanos,

y se deben esmerar en ser fieles siervas de Dios,

aún en medio de las dificultades apostólicas,

actuando con paciencia, bondad, amor sincero,

apoyadas en la palabra de verdad y en la fuerza de Dios.

 .

Y caminando ellas a la patria celestial, procuren

            enseñar y hacer fácil a los otros este mismo camino,

sin utilizar más armas que las de la justicia y el ejemplo,

tanto en los momentos de gozo como en los de dolor,

en los fáciles como en los difíciles,

buscando siempre y por todos los medios la santidad de las personas consagradas al servicio de Dios, y la conversión de todo el mundo.

  Todo ello para gloria de Dios y de María.”

.

.

MONICA BAIGORRIA rmi
genital warts
paroxetine hcl 10 mg

COMPARTE ESTA ENTRADA

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on print
Share on email