A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

BUSCANDO: claves para ser feliz I – por Esther Lucía Awad Aubad

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

primera clave ¡ELIGE SER FELIZ!

.

Cuando me encomendaron la tarea de hacerme cargo de esta sección para el curso 2015-2016 y me indicaron el tema “Claves para ser feliz”, me pareció bastante interesante e incluso retadora.  Me dejé tentar, como la mayoría, por las búsquedas en Google y se me ocurrió navegar en el ciberespacio para ver qué circulaba por allí referente a esto de ser feliz…  Quedé sorprendida de la similitud de los planteamientos, al margen de cuál fuera el origen de las páginas –educativas, religiosas, empresariales, psicológicas, de salud, de deportes, sociales…-

.

Luego se me ocurrió, aprovechando la diversidad de personas con las que puedo tener contacto, lanzar una pregunta: “¿Qué se necesita para ser feliz? Pregunté a personas de diferentes sexos, edades, ocupaciones, nacionalidades, situación social… Nuevamente quedé sorprendida por las similitudes de las respuestas, a la vez que cuestionada con el contenido de ellas: en general –y salvo alguna contadísima excepción- los planteamientos y las respuestas estaban relacionadas con tres cosas: sentirse bien consigo mismo, sentirse vinculado afectivamente y sentir que se aporta algo al mejoramiento del mundo.  Es decir, ser feliz tiene que ver con:  ser, amar y aportar. La felicidad es la armoniosa satisfacción de tres grandes necesidades: el bienestar personal, la vinculación social y la sensación de progreso”, en palabras de José Antonio Marina.

.

me-puse-feliz-480x330

¡Qué curioso que la publicidad se empeñe en vendernos “tener y acumular” como el camino para ser felices, qué curioso que caigamos tantas veces en esa trampa, y lo más curioso es que sabiendo cuáles son las claves para ser felices nos empeñemos en hacer justo lo contario! La felicidad es fruto de una elección que brota del conocimiento personal y la decisión de aprender a ver desde otro punto de vista, con positividad; esto nos lleva a ser personas agradecidas que saben vivir en el aquí y el ahora, cuidando los espacios lúdicos y afectivos, y nos impulsa a romper con muchos pre-establecidos y sobre todo a vivir con conciencia y decisión el ser un regalo para el otro… ¿y la sonrisa? ¡el sello visible de lo que llevamos por dentro!. Por esto, el objetivo que me he propuesto es que estas pequeñas reflexiones finalicen cada vez con la propuesta de un reto que nos comprometa a trabajar en la consecución de ese elemento que tenemos claro que nos ayuda a ser felices pero que no lo hacemos, aun sabiéndolo, por alguna razón que se nos escapa.

.

Suele decirse que un hábito tarda 21 días en establecerse; no sé si realmente son solo esos 21 días o quizá algunos más –en todo caso pocos, comparados con el tiempo que vivimos y el beneficio que nos aportará- pero sí sé que la repetición de determinadas ideas y/o comportamientos durante un período de tiempo continuo tiene efectos de modificación en tu cerebro y termina convirtiéndose en un aprendizaje que brota de manera automática.  Basada en este argumento y presuponiendo la lectura continuada de estas entregas periódicas, cada clave para ser feliz terminará con una propuesta concreta de pensamientos y/o comportamientos que quiero invitarte que los pongas en práctica durante los siguientes 21 días, incluso, que cada día tomes nota de ello y así, poco a poco y casi sin darte cuenta, podrás encontrarte al final del curso que has desarrollado nueve hábitos nuevos para ser feliz y por tanto, ser sujeto que genera felicidad e invita a otros a serlo. ¿Aceptas el reto? ¡cuento contigo!

.

descarga (16)La primera clave en la que nos detendremos es ¡Elige ser feliz!. Contrario a lo que se cree frecuentemente, la felicidad no se busca, ni es algo que se tiene o no se tiene, sino que es una actitud que se elige en cada momento y circunstancia. Con mayor o menor consciencia elijo ser o no ser feliz, con el modo como me situó ante la vida y cómo quiero vivirla. La felicidad es una decisión personal que no tiene que ver tanto con lo que pasa o deja de pasar a nuestro alrededor, sino lo que pasa dentro de nosotros y el cómo nos situamos con respecto a todo lo que pasa fuera. Si la felicidad dependiera de lo que pasa en la realidad exterior, sería absurdo, inadmisible y hasta insensato hablar de felicidad teniendo consciencia de lo que está pasando en la actualidad: desempleo, guerras, migraciones… por citar solo algunas cosas, y las altas dosis de dolor, desesperación e injusticia que está padeciendo un significativo porcentaje de la humanidad.

.

La felicidad por tanto, no es ausencia de dolor y malestar, ni una visión irreal del mundo en el que todo lo que vemos es “happy”, sino un estado de ánimo producto de una actitud elegida por nosotros que nos lleva a buscar el bienestar personal y del otro, aunque en ocasiones las circunstancias sean adversas, es una actitud que nos lleva a vivir la vida ¡y ésta en abundancia!, que no nos paraliza sino que nos motiva y nos impulsa a buscar siempre algo mejor. ¿Qué diferencia hay entre alguien que pierde el empleo y esto le destruye la vida y otra persona en las mismas circunstancias que se convierte en emprendedora? ¿Qué diferencia hay entre una persona que las dificultades laborales le generan malestar en todas las áreas de su vida y otra que las dificultades laborales le hacen pasar mal rato en su tiempo de trabajo pero no son impedimento para disfrutar de sus demás espacios vitales? ¿qué diferencia hay entre una persona que le detectan una enfermedad grave y esto le hace perder toda ilusión con la vida y otra que con el mismo diagnóstico decide disfrutar al máximo el tiempo que tiene aún por delante? ¿qué diferencia hay entre quién dice “vaya desgracia, ya se acabó el verano, otra vez a trabajar” y otra que dice “qué bien me la pasé en verano, ahora con energía nuevas a trabajar”? Sin duda solo hay una diferencia: ¡la actitud que lleva a la elección de ser o no ser feliz!.

.

Esta es la primera clave ¡y fundamental! pues sin esta, todas las demás carecerán de sentido. Así que vamos a trabajar en la adquisición de nuestro primer hábito para ser feliz: ¡elegir serlo!

.

En los próximos 21 días y otros pocos más…

.

  • tumblr_inline_mzroa2kO7t1rdc44tCada día al despertar repetiré –si es posible en voz alta-: HOY ELIJO SER FELIZ.  Quizá te ayude colocar este mandato como mensaje en tu alarma despertador, o un post-it en el cuarto de baño, o una alerta en el calendario, o un emoticono sonriendo que te lo recuerde… ¡Y hazlo ahora, no esperes a mañana para empezar!
  • Cada día en algún momento, antes de dormir, de regreso a casa, mientras te cepillas los dientes… recuerda tres cosas que te hicieron sentir feliz hoy.  Anótalas –pasado el tiempo al releerlas te sorprenderás-.  Piensa también en algo que te haya causado dolor o te haya hecho sentir mal, infeliz, a disgusto ¿qué otro enfoque puedes darle para que, aunque sea adverso, no te genere parálisis y mal rollo, sino que te active la ilusión y te motive a buscar cómo puede ser mejor?

.
.

EstherLucía Awad Aubad