A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

BUSCANDO: claves para ser feliz IX – por Esther Lucía Awad Aubad

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

novena clave: 

SONRÍE…  SONRÍE… SIGUE SONRIENDO…

.

Llegamos hoy al final de nuestras reflexiones, lo que no significa el final de nuestro trabajo y compromiso por ser feliz, sino, el broche que hará que todo lo que hemos venido reflexionando y en lo que hemos venido creciendo a lo largo de este curso, se mantenga activo y dé su fruto:  sonríe… hoy, mañana… y sigue sonriendo!

.

Cuando les presentaba la primera clave de reflexión para el curso, les decía, que la sonrisa es el sello visible de lo que llevamos por dentro. Podría decirse que es la consecuencia de habernos tomado muy en serio nuestra decisión de ser felices…  Si miras hacia atrás, cuando iniciamos el curso, podrás sentir la alegría de que poco a poco y casi sin darte cuenta, has desarrollado nueve hábitos nuevos para ser feliz y por tanto, ser sujeto que genera felicidad e invita a otros a serlo… ¡Cómo no sonreír!

.

SONRÍE… porque has elegido ser feliz y has descubierto que es mucho más fácil y genera más vida que no serlo.

SONRÍE… porque te has permitido ser tú, sin máscaras, sin disfraces, sin falsas imágenes y has comprobado que eres mucho más valiosa de lo que habías llegado a percibir, y entonces te conoces, te aceptas y te asumes.

SONRÍE porque has aprendido a ver muchos puntos de vista, y reconocer que un punto negro sobre la hoja no es sólo el punto negro.

SONRÍE… porque cada vez que encuentras un “Existen hojas reclamos”, tu buscas un motivo para reconocer y agradecer.

SONRÍE… porque disfrutas del aquí y el ahora.

SONRÍE… porque has experimentado que “todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora”. 

SONRÍE… porque has encontrado armonía entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces.

SONRÍE… porque has vivido el gozo de ser y sentirte un regalo para el otro.

SONRÍE… porque sí… con razón y sin motivo… porque hace sol y cae la lluvia… porque todo salió cómo esperabas o tienes que aceptar los cambios…

SONRÍE… porque no sonreír no cambia nada y hacerlo ¡lo cambia todo!.

.

En los próximos 21 días y para cada día de tu vida a partir de hoy…

.

  • Mírate al espejo cada día al levantarte, piensa en algún motivo por el cual te pondrás HOY una sonrisa en tu rostro y será tu carta de presentación por allí por dónde vayas pasando… Y si algún día, por cualquier razón no encuentras ninguno, entonces, sonríe también, por no tener ningún motivo y para que te dispongas a reconocer las múltiples razones que te regala la vida día a día para sonreír!

.

.

EstherLucía Awad Aubad