Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

BUSCANDO: claves para ser feliz VI - por Esther Lucía Awad Aubad - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

BUSCANDO: claves para ser feliz VI – por Esther Lucía Awad Aubad

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

sexta clave: CULTIVA LOS ESPACIOS VITALES

.

En nuestra reflexión anterior nos centrábamos en aprender a poner toda nuestra energía en Vivir “aquí y ahora” como un medio para desarrollar nuestra capacidad de ser felices siendo lo que somos. Teniendo esto como base será mucho más fácil que demos el siguiente paso: cultiva los espacios vitales. Sé que es absurdo dedicar siquiera una línea a explicar la importancia de saber cuidar los diferentes espacios vitales: cuidado personal, descanso, pareja/comunidad, familia, amistades, estudio/trabajo, deportes, ocio y recreación, actividades formativas, etc. etc. etc… ¡No sé de nadie que no sepa que sea algo necesario e incluso que no desee hacerlo! Nos ocuparemos entonces de reflexionar sobre algunas pistas que nos ayuden a entender por qué no lo hacemos y, como en las entregas anteriores, unas pistas para ponerla en práctica.

.

¿Por qué no lo hacemos? Sería fácil decir que por la misma razón que no hacemos una serie de cosas que sabemos que repercutirían en nuestro bienestar: alimentación sana, ejercicio diario, descansar 8 horas cada día… Desde mi punto de vista habría dos explicaciones para esto: el concepto que tenemos de lo que es “aprovechar el tiempo”, y la idea irracional de que es necesario “conciliar” la vida y el trabajo. ¡Que me perdonen los sabios y eruditos pero discrepo de este modo de plantear las cosas!. Ni aprovechar el tiempo es sobrecargarse de actividades productivas, ni la vida y el trabajo son cosas a conciliar.

.

Según el diccionario, conciliar es poner de acuerdo lo que está en desacuerdo, es conformar, hacer concordes o compatibles dos o más elementos que son o parecen contrarios. ¡Se concilia lo que está enfrentado!. ¡Y el trabajo no puede estar enfrentado a la vida puesto que tiene que ser una fuente de satisfacción y de desarrollo personal, incluso cuando por las razones que sea, me veo en la obligación de trabajar en algo que no me satisface o no tiene las mejores condiciones!. Si el trabajo sólo tiene como objetivo “ganarme la vida” y por tanto se contrapone a algo que me pueda hacer feliz, entonces, estaré permanentemente en lucha interna. ¡Se trata de dar a cada cosa su lugar, a cada realidad su tiempo! Y sobre todo, de estar convencido que una hora de trabajo es tan importante como una hora de descanso, de lectura, de ejercicio, de cuidado personal, de tiempo con la familia y los amigos… Recuerdo ahora una de mis maestras de primaria que nos insistía en vivir la vida con normalidad, y cuándo le preguntábamos qué significaba, nos decía: tocar la tecla adecuada, con el dedo adecuado, en el momento adecuado ¡así tendrán tiempo para todo!.

.

No soy ingenua y asumo lo poco creíbles que pueden estar siendo mis palabras para algunas de las personas que me leen y sobre todo la inmensa cantidad de argumentos en contra que pueden estar haciendo ebullición en la cabeza de cada una de ellas para rebatir mis palabras. ¡Es una lástima que no podamos debatirlos cara a cara! Por eso, y en defensa de mi argumentación, me permito terminar con un pasaje bíblico que seguro que, por lo menos, nos invitará a reflexionar: “Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora. Tiempo de nacer, y tiempo de morir; tiempo de plantar, y tiempo de arrancar lo plantado, tiempo de matar, y tiempo de curar; tiempo de destruir, y tiempo de edificar; tiempo de llorar, y tiempo de reír; tiempo de endechar, y tiempo de bailar; tiempo de esparcir piedras, y tiempo de juntar piedras; tiempo de abrazar, y tiempo de abstenerse de abrazar; tiempo de buscar, y tiempo de perder; tiempo de guardar, y tiempo de desechar; tiempo de romper, y tiempo de coser; tiempo de callar, y tiempo de hablar; tiempo de amar, y tiempo de aborrecer; tiempo de guerra, y tiempo de paz” (Eclesiastés 3, 1-8)

.

En los próximos 21 días y otros pocos más…

.

Te invito a que durante un tiempo cumplas el horario del 7 x7. Lo primero será prepararlo. En un folio haz un reloj de 24 horas y nómbralo con un día de la semana. Luego, señala en cada hora a qué la dedicarás incluyendo todas y cada una de las cosas que haces en un día: alimentación, recreación, aseo personal, trabajo, vida familiar y social, actividades recreativas… Todo debe quedar incluido en esas 24 horas explicitando la hora de inicio y de final. Haz un reloj para cada día de la semana. Luego, toma el reloj de cada día y haz un compromiso contigo y tu determinación de ser feliz: “Hoy, lo cumpliré”

.

.

EstherLucía Awad Aubad