BUSCANDO: «Encarnación» por José Ángel Beltrán

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Para preparar el corazón ante la llegada de la navidad,  quisiera pararme en este misterio maravilloso que es la «encarnación».

.

Si hablamos de vocación creo que «encarnación» es otra de esas «palabras clave» que nos ayudan a profundizar, a descubrir y a renovar la llamada que Dios nos hace a cada uno.

.

Es sorprendente que nuestro Dios haya elegido revelarse de esta forma: cuando decide dar su Palabra definitiva lo hace «rebajándose a ser como uno de nosotros»(cf. Flp 2, 6-7), asume nuestra debilidad, la fragilidad de la condición humana, nuestras alegrías y tristezas, nuestras certezas y miedos, nuestras dudas, nuestros deseos…

.

Es sorprendente cómo, una vez más, Dios elige la sencillez, la humildad, la pequeñez…se fija en María para «acontecer en la historia» y vive una vida «escondida» entre los suyos hasta que llega el momento de anunciar el evangelio.

.

Es sorprendente cómo la Palabra insiste en la presencia del Espíritu Santo en nosotros (Rm 8, 9; 1ª Co 3, 16; Ez 36, 26-27…), una y otra vez Dios nos recuerda que «Él vive en nosotros».

.

Y es también sorprendente cómo tantas veces, pretendemos buscar fuera lo que ya llevamos dentro, cómo nos escapamos continuamente de esa Palabra que Dios ya ha puesto en cada uno de nosotros, cómo somos incapaces de escuchar el pálpito de esa Vida que late en nuestro interior.

.

La vocación supone «descubrirse habitado» por este Dios que ha optado por encarnarse en nosotros, supone, como ya hemos dicho en estos meses, bucear en el propio interior y escuchar esa voz que Dios reserva «solo para mí»…adentrarse en esa intimidad que Dios quiere vivir conmigo porque me Ama con locura y sin condiciones.

.

Sí, Dios me Ama, con mis incoherencias y mis miserias, con mis dudas, mis miedos y mis fracasos, con mi debilidad…con todo mi pecado…

.

…Y me Ama también con todos los dones que Él mismo ha puesto en mí, con toda la capacidad de entrega que Él me ha regalado, con toda la capacidad de Amar que tengo, que va más allá de mis propias fuerzas o capacidades porque Él mismo ya Ama en mi.

.

Y este ejercicio de encarnación, de descubrirme habitado, me lleva necesariamente a descubrir a este mismo Dios presente en cada ser humano de este mundo, presente y encarnado sobretodo en los pequeños, los excluidos, los marginados…todos ellos preferidos de este Dios que quiso encarnarse en «lo pequeño» y que sigue llamándonos a cada uno desde el mismo «lugar cristológico» que constituyen los empobrecidos de esta tierra.

.

.

  • Para este mes:

.

.

palabras:

.

«Tú no eres quien pensaba»…una «realidad»  (Ain Karem) tantas veces teñida de miedos, de dudas, de fracasos…y sin embargo tan «preñada» de Dios, tan llena de las posibilidades de un Dios para el que nada es imposible, un Dios que se revela como Señor de toda la historia… de la mía también… si yo le doy permiso.

.

.

.

 

Palabra:

.

.

«el Espíritu Santo descenderá sobre ti…» Lc 1, 26-38

.

  • ¿De qué manera concreta siento yo que Dios «se hace carne en mi vida»?
  • ¿Cómo estoy yo llamado a «encarnar» el evangelio que Jesús me propone?
  • ¿Cómo preparo yo mi corazón para este Dios que viene para «hacer morada en mí»?
  • ¿Estoy dispuesto a «dejar nacer» a Jesús en mí?

.
.
.
José Ángel Beltrán

@tharatar

.
http://cgponlinerx.com/buy-generic-indocin-indomethacin-online
amoxicillin generic name