Cuaresma: Prueba a ser feliz

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Una de las palabras que el imaginario cristiano más repite en Cuaresma es “prueba”. Normalmente con el sentido de pasar por momentos de dolor, de sinsentido, de penitencia, de sacrificio, de tentación incluso, de dificultad a superar. La vida como una prueba que nos “mide” continuamente con nosotros mismos y nuestras pocas o muchas fuerzas.

Es cierto: a lo largo de la ida atravesamos “pruebas” de distinto tipo. Pero no deja de ser un tanto reduccionista plantear los periodos de cambio, de crecimiento o mejora, como una mera prueba. También en Cuaresma. ¿Acaso “probar” no es también darte la oportunidad de iniciar algo nuevo?

Vamos a dar una vuelta a la palabra “prueba”. Proponemos adentrarnos estos próximos días en la prueba del intento, del tanteo, de la búsqueda, de la apuesta personal… ¿Dónde queremos llegar, qué buscamos?

Imagínate que en estos 40 días que tenemos por delante hasta llegar a la Pascua, nos ayudaramos a vivir cada bienaventuranza como un camino real para ser más felices. ¿No te parece un gran camino de conversión y crecimiento? Inténtalo. Prueba a ser feliz. No en teoría, en la práctica.

Acogemos la invitación de Jesús como un regalo y un reto: ser bienaventurado, ser felices. 

Sí, suena raro, lo sé. A mí también me pasa: 

  • ¿El camino de cuaresma como un tiempo para ser feliz?… pues sí.
  • ¿Ser pobre, llorar, ser manso… como una clave de felicidad?… difícil… 
  • En lugar de obsesionarnos con eliminar nuestras propias faltas, podríamos crecer en gozosa lucidez para reconocer lo bueno que hay en mí y ponerlo al servicio de los demás con humildad de corazón.
  • En lugar de complicarnos la vida con estériles gestos huecos, podríamos mirar alrededor y acercarnos a alguien que necesita una mano y una voz que denuncie la injusticia que sufre.

Y así podríamos ir añadiendo propuestas… ¡de felicidad! ¡Probar a ser felices poniendo felicidad a nuestro alrededor y dejar de llenarnos de pruebas para nosotros y para los demás!

¿Te apuntas?, ¿nos ayudamos a ser felices esta Cuaresma?

Otras entradas...

Vamos a vivir mejor

Haz como los pájaros: comienza el día cantando. La música es alimento para el espíritu. Canta cualquier cosa, canta desafinando, pero ¡canta!