Día internacional de los Pueblos Indígenas

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

La gran riqueza de los pueblos indígenas implica aproximadamente un 5% de la población mundial (según estudios de Naciones Unidas. Hablan una mayoría de las lenguas del mundo. Sin embargo, es una de las poblaciones más vulnerables y desfavorecidas que existen. La hermosa y maravillosa herencia que tienen, en su riqueza cultural, su manera de fusionarse y relacionarse con el planeta, ayudan a su mantenimiento, respeto y valoración de todos sus procesos naturales. 

Tienen una manera diferente de vivir la economía, la política y la cultura, y casi en su totalidad no es acorde a las estructuras de poder que en la actualidad se tienen en el mundo. Han sido desde épocas muy antiguas despojados de sus tierras, obligados a adoptar otros estilos de vida, contrarios muchas veces a sus creencias y costumbres, irrespetados en su manera de vivir la religión y su manera de relacionarse con el Creador, etc… 

En este día, estamos invitados a sumergirnos en este maravilloso mundo de armonía natural, a apoyar su lucha para que se les reconozca en su identidad y derechos: derechos de educación en sus propias lenguas, de vivir su Fe y religión libremente, de respeto a su manera de vestir sin ser marginados ni burlados por las “nuevas tendencias de moda”, legalización de sus tierras para que no sean más despojados de ellas por las grandes empresas transnacionales que buscan de formas violentas adueñarse de ellas, que puedan ser formados en sus derechos sin engaños, tomados en cuenta como pueblo, etc. 

Aquellos que ascendemos de estas grandes e importantes civilizaciones estamos llamados a valorar, conocer y defender esta riqueza, que también es parte de nuestra historia, de lo que somos. No permitamos que los estereotipos sociales que menosprecian y denigran este tesoro nos arrastren, reconozcamos su identidad que es también, en sus orígenes, parte de la nuestra. Respetemos y valoremos sus estilos de vida, de creer y aprendamos de su manera tan delicada y armónica de ser uno con la creación. 

Otras entradas...

¡Ve más allá!

Reflexiones estáticas 2 Aquí me tienes de nuevo, subida a esta bicicleta estática que me conduce a ninguna parte fuera de mí,