DÍA MUNDIAL DE LA SALUD

7 de Abril: DÍA MUNDIAL DE LA SALUD.

.

VER:

.

Desde 1948 cada 7 de abril, se celebra en todo el mundo el DÍA MUNDIAL DE LA SALUD. Según la OMS la SALUD es un estado de completo bienestar físico, mental y social, no solamente la ausencia de enfermedad o dolencia. Es decir, que en este día se nos hace caer en la cuenta de la importancia de que cada ser humano goce de bienestar físico, mental y social además de no estar enfermo, un buen deseo que desgraciadamente está muy lejos de la realidad.

Cada año, para este día,  se escoge una enfermedad a través de la cual, se pueda concienciar y sensibilizar a la población sobre su importancia para los que la padecen y para todos en general. Este año la OMS ha decidido que sea la Diabetes la elegida. A pesar de ser una misma enfermedad la que se escoge para todo el mundo, las consecuencias no son las mismas y dependen mucho del lugar donde estás viviendo y del acceso a la sanidad que puedas tener. En el caso de la diabetes es muy importante el diagnostico correcto y un buen tratamiento para evitar efectos colaterales como son la ceguera y la amputación de miembros por dificultades circulatorias secundarias a la enfermedad.

El acceso a los tratamientos y al control de la enfermedad es un lujo que en muchos lugares del mundo no se pueden permitir. Me viene a la mente una pareja de ancianos que conocí allá por el 1999 en una experiencia misionera en Tabasco, México. Ella estaba ciega y le habían amputado las dos piernas y su marido también estaba ciego. Y todo como consecuencia de un mal control del azúcar por no poder pagar los medicamentos necesarios.

Otras veces no es tanto la falta de acceso a los medicamentos como el abandono que sufren estos países por parte de los países desarrollados y por la industria farmacéutica que sólo piensa en el negocio que puede hacer con sus fármacos poniendo precios desorbitados y en otras ocasiones utilizando al tercer mundo como laboratorio de experimentos para sus nuevos fármacos.

 .

 JUZGAR:

.

Antes esta realidad de nuestro mundo los cristianos tenemos que posicionarnos, y que mejor manera de crear una opinión que ir antes a la fuente, a la Palabra.

 . 

Mt 4, 23-24

Recorría Jesús toda Galilea, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Nueva del Reino y sanando las enfermedades y dolencias de la gente, de modo que su fama llegó a toda Siria. Le traían a todos los que se encontraban mal, con enfermedades y dolencias diversas, endemoniados, lunáticos y paralíticos, y él los curaba.

 .

Mt 8, 1-4

Cuando bajó del monte, fue siguiéndole una gran muchedumbre. En esto, un leproso se acercó, se postró ante él y le dijo: «Señor, si quieres puedes limpiarme.» Él extendió la mano, lo tocó y dijo: «Quiero, queda limpio.» Y al instante quedó limpio de su lepra.

Jesús le dijo: «Mira, no se lo digas a nadie. Pero vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio.

 .

Lc 10, 30-35

En aquel tiempo, un samaritano preguntó a Jesús: «¿Y   quién   es   mi   prójimo?»  

Jesús   respondió:  «Bajaba  un  hombre  de  Jerusalén  a  Jericó  y  cayó  en manos  de  unos  bandidos  que,  después  de  despojarle  y   darle   una  paliza,   se   fueron,   dejándolo   medio muerto.  Casualmente,  bajaba  por aquel  camino  un  sacerdote   que,   al   verlo,   dio   un   rodeo.  De   igual modo,  un  levita  que  pasaba  por  aquel  sitio  lo  vio  y  dio   un   rodeo. Pero  un   samaritano que   iba   de  camino  llegó  junto  a  él  y,  al  verlo,  tuvo  compasión.  Se  acercó,  vendó  sus  heridas  y  echó  en  ellas  aceite  y  vino;  lo  montó  luego  sobre  su  propia  cabalgadura,  lo  llevó  a  una  posada  y  cuidó  de  él.  Al  día  siguiente,  sacó  dos  denarios  y  se  los  dio  al  posadero,  diciendo:  ‘Cuida   de   él   y,   si   gastas   algo   más,   te   lo  pagaré  cuando  vuelva.’  ¿Quién  de  estos  tres  te  parece  que fue   prójimo  del   que   cayó   en   manos   de   los  bandidos?»  Él   respondió:   «El   que  practicó   la  misericordia  con  él.» Entonces  Jesús le dijo: «Vete  y  haz  tú  lo mismo.

 .

 

ACTUAR:

.

Estos han sido sólo unos ejemplos de textos evangélicos, la palabra de Dios está llena de curaciones y milagros de Jesús. Milagros y curaciones que también están en nuestras manos, hacerlos con los hermanos. En ocasiones para curarse de una enfermedad no sólo es necesario un tratamiento médico, el simple hecho de estar al lado del hermano que sufre, alivia el padecimiento de éste. Podemos ser analgésicos para nuestro prójimo, acompañándole en esos momentos que está viviendo. Como decía al principio, la enfermedad es la ausencia de bienestar físico, mental y social, entre otras cosas, y en estos tres aspectos, la persona tiene mucho que hacer, denunciando las injusticias sociales, estando al lado del que sufre la enfermedad mental y física.

.

.

Jairo Carrasco

¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Compartir en Facebook
Share on twitter
Compartir en Twitter
Share on pinterest
Compartir en Pinterest