DIOS HABLA EN LOS DESEOS MÁS PROFUNDOS. Stefania Vanozi, Misionera Claretiana.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

Tenía más o menos 9 años, cuando un dia, en la escuela nos hablaron de los misioneros y recuerdo el impacto tan profundo que me produjo. Tanto que en el recreo empecé  a organizar mi futuro como misionera, junto a un grupo de niñas.  Era solamente un deseo, pero en la vida he aprendido que Dios habla en los deseos mas profundos.

Me llamo Stefania y vivo en Roma. ¿Qué pasó después de aquel día?Aparentemente nada extraordinario: una vida común, entre estudio, trabajo, parroquia y amigos. A quien me preguntaba sobre el futuro, no sabía que responder, porque sentía que mi lugar era otro.

Conocía a las Claretianas que vivían cerca de mi, y con ellas me sentía en casa, pero nada más. Yo estaba tan preocupada en pensar lo que Dios queria de mi, que me imaginaba algo complicado, que no me daba cuenta del camino que me iba preparando.  Empecé un camino de búsqueda  y recuerdo solo una palabra: “Sigueme!”
Escuchada mil veces, me parecia siempre la primera vez. No sabía quéseguir, que cosa hacer, o donde ir, pero sentía que tenía que seguir a Jesus. En este momento mi vida cambió rápidamente.
Hablando con una hermana Claretiana le decia: “vosotras nunca habéis estado en mi planes, me siento demasiado bien con vosotras”. Regresando a casa, durante  el viaje en el autobus, sentia claro en mi: “no estaban en mis planes pero sí en  el proyecto de Dios!”

Hoy soy misionera claretiana: ¡el lugar que EL tenia preparado para mi desde siempre!