¿DÓNDE PONEMOS NUESTRA ESPERANZA? #nopierdolaesperanza

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter

Por mi profesión de trabajadora social tengo la suerte de estar en contacto a diario con personas que sufren, que están en situación de dificultad, pobreza, exclusión… Son los rostros concretos de las grandes cifras que vemos en los telediarios: desempleo, migraciones, desahucios,… Y también las de otros sufrimientos más comunes y cotidianos: enfermedad, vejez, problemas familiares…

¿Cómo mantener la esperanza en medio de estas situaciones? A veces ocurren dentro de esta realidad pequeños milagros: los ciegos ven, los cojos andan, una familia que tenía fecha de desahucio consigue un aplazamiento o un alquiler social… a veces pasa. Nunca son milagros mágicos y fáciles. Suelen tener detrás mucho esfuerzo en medio de la incertidumbre. Es una esperanza activa, luchadora. Es el combate de aquellos para quienes la esperanza no es una opción, sino lo único que tienen y lo que les lleva a luchar. Es una esperanza activa, luchadora. Esa lucha por la dignidad es en sí misma motivo de esperanza. Y también lo es el trabajo de tantos que tratamos de acompañar esas esperanzas, tantas personas que conozco que con su vida tratan de construir eso que algunos llamamos Reino (para que otros tengan vida en abundancia) y otros llaman fraternidad, igualdad, justicia… ¿Será esto preparar el camino al Señor?

A veces los milagros no son tan tangibles. Buena parte de nuestro trabajo consiste en rastrear (¡velad! ¡estad atentos!) esos destellos de esperanza y de posibilidades de cambio donde parece que no las hay. Hay que rastrear tanto en las circunstancias como en las propias potencialidades de las personas que viven estas situaciones (no son solo gente con carencias, como solemos pensar). Porque nuestra esperanza no está solo en los resultados, sino en cómo vivimos estas situaciones. Una vez escuché a alguien que trabajaba en cuidados paliativos es decir que “no acompañamos estas situaciones porque la cosa vaya a salir bien, sino porque tiene sentido estar ahí”.

Acompañar estas situaciones te enseña que siempre tiene sentido estar ahí, acoger, acompañar, poner luz y amor…aunque no tengamos los resultados que buscamos. Nos toca entonces poner la esperanza más allá de nosotros mismos. Porque creemos en un Dios que tiene la último Palabra. Y sabemos de parte de quien está. #Yonopierdolaesperanza

Otras entradas...

RESPONSABLES DEL MARKETING

Nuestra pertenencia filial a Dios no es un acto individual sino eclesial: la comunión con Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, es