Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Abre tu espacio, deja que Jesús se haga tu centro - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: “Paz a vosotros”. Y, diciendo esto, les enseño las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió: “Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo”. Y, dicho esto, exhalo su aliento sobre ellos y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”. Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor”. Pero él les contesto: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo”. A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llego Jesús estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo: “Paz a vosotros”. Luego dijo a Tomas: “trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente” Contesto Tomás: “¡Señor mío y Dios mío!”. Jesús le dijo: “¿Por qué me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto”. Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creas que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su nombre.

Jn. 20, 19-31

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Juan describe la comunidad en la que falta Jesús: a oscuras, encerrada, ensimismada, miedosa, encogida, cobarde, “enroscada” en sí misma, triste y en lucha interior…  Per Jesús “se cuela”, “se pone en medio”, en el centro, se hace referencia de todos… les da la Paz y les envía a la misión… y la comunidad se transforma… se alegra, se comunica, se pacifica, supera el miedo… abre las puertas… 

Jesús, entró en nuestras vidas y nos abrió a la luz y al amor del Padre… Ahora su Espíritu, desde nuestro propio interior, nos ilumina, nos impulsa, como a Jesús, a dar a conocer esa luz y ese amor… su entusiasmo pone a la comunidad en marcha misionera…¡Salgan! ahí afuera hay un mundo que espera, que necesita conocer a Jesús…

A Tomás, la fe de la comunidad, la alegría, la paz y el entusiasmo de la misión no le convence… Tiene que ver, tocar, meter el dedo… Sin embargo, es “la visión” en fe, el modo de entrar en contacto con Él.

¡Gracias, Jesús! “Señor mío y Dios mío”. Esa condescendencia tuya con Tomás, nos “revela” la que tienes con todos nosotros… 

Y tú, ¿también necesitas, ver y tocar para ponerte en camino?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter