A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
Cuando se marcharon los magos, el ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y huye a Egipto; quédate allí hasta que yo te avise, porque Herodes va a buscar al niño para matarlo." José se levantó, cogió al niño y a su madre, de noche, se fue a Egipto y se quedó hasta la muerte de Herodes. Así se cumplió lo que dijo el Señor por el profeta: "Llamé a mi hijo, para que saliera de Egipto". Cuando murió Herodes, el ángel del Señor se apareció de nuevo en sueños a José en Egipto y le dijo: "Levántate, coge al niño y a su madre y vuélvete a Israel; ya han muerto los que atentaban contra la vida del niño." Se levantó, cogió al niño y a su madre y volvió a Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea como sucesor de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allá. Y, avisado en sueños, se retiró a Galilea y se estableció en un pueblo llamado Nazaret. Así se cumplió lo que dijeron los profetas, que se llamaría Nazareno.

Mateo 2,13-15.19-23

La familia, es el núcleo donde configuramos todo nuestro ser, nuestra personalidad, valores, creencias, etc. Actualmente vemos una gran dificultad en las familias, muchas de ellas golpeadas por situaciones sociales, económicas, políticas, culturales, etc. Que han afectado su razón de ser en la vida de las personas. Todas las familias tienen dificultades y si te das cuenta la familia de Jesús no fue la excepción, Dios no hace la familia perfecta desde la ausencia de problemas, sino la va perfeccionando en cuanto Él sea el centro, a quien escuchemos y por quien nos dejemos guiar y acompañar. 

Desde el Evangelio, tú, yo, todos, estamos llamados a valorar, cuidar y proteger a nuestra familia, a no preocuparnos por tener problemas, sino que desde la presencia de Dios en ella, podamos encontrar caminos de Vida, de solución. 

Tres cosas importantes para no olvidar: 

  • Amar nuestra familia, la que tenemos.
  • No tener miedo a las dificultades
  • Confiar en que la presencia de Dios nuestro Padre, siempre acompañara nuestro caminar.
  • Ama, disfruta, y agradece el regalo de tu familia, Jesús nos enseña que es el mejor lugar donde podemos crecer.
Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter