A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos: «Si alguno de vosotros tiene un amigo, y viene durante la medianoche para decirle: "Amigo, préstame tres panes, pues uno de mis amigos ha venido de viaje y no tengo nada que ofrecerle." Y, desde dentro, el otro le responde: "No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados; no puedo levantarme para dártelos." Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no se levanta y se los da por ser amigo suyo, al menos por la importunidad se levantará y le dará cuanto necesite. Pues así os digo a vosotros: Pedid y se os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca halla, y al que llama se le abre. ¿Qué padre entre vosotros, cuando el hijo le pide pan, le dará una piedra? ¿O si le pide un pez, le dará una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dará un escorpión? Si vosotros, pues, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?»

Lucas 11,5-13

Aunque Facebook nos diga lo contrario, tenemos muchos “amigüitos”, pero pocos amigos de verdad… Los incondicionales, aquellos que están ahí y nos sostienen en los peores momentos y con los que también podemos compartir nuestras mayores alegrías, sabiendo que nuestra felicidad es la suya, pueden contarse con los dedos de una mano…  

Jesús y sus discípulos, también habrían experimentado la fuerza de la verdadera amistad, de ahí esa invitación a tratar a Dios y con Dios, con total confianza, pidiéndole, sin miedo, lo que brota de lo más profundo de nuestro corazón, esos deseos y anhelos que Él mismo pone en nuestro interior… sin desfallecer, sin perder nunca la esperanza… porque a veces los tiempos de Dios no son los nuestros, pero su Espíritu está con nosotros, por eso quien busca siempre encuentra y quien pide, recibe… Tú simplemente adora y confía

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter