APRENDER A SER FELICES – Lunes 10 de junio –

LOGO-LECTURAS
Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo: «Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de la justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos. Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»

Mateo 5,1-12

A veces me ha dado por imaginar cómo sería el primer día de escuela del maestro Jesús.

Una escuela en el campo, cerca del lago de Galilea con un cartel colgado en un árbol que dice: “CAMBIAR MENTALIDAD”. Jesús organiza su primera lección a partir de las preguntas de sus alumnos que son personas simples, chicos, enfermos, gente que busca consolación y algún periodista curioso. Es por eso que su primera clase habla de la felicidad, de “bienaventuranza”.

Es curioso cómo no hace ningún discurso atractivo utilizando videos o presentaciones sobre oportunidades, innovaciones, objetivos.  En su enseñanza habla de: pobres, mansos, perseguidos, hambrientos… del Reino de su Padre Dios.

Ser felices para Jesús consiste en tomar conciencia de que cuando experimentas una situación de carencia, cuando no hay nada y no te sientes autosuficiente, cuando no hay justicia, cuando no hay fuerza, allí está el espacio para acoger a Dios. Además, cuando perdonas, cuando miras al otro sin prejuicios, cuando buscas la paz cuando aceptas la incomprensión… estás haciendo experiencia del Reino de Dios.

¿Qué idea tienes de felicidad? ¿te dispones hoy a encontrar la felicidad en los modos en que el mundo te los muestra o a la manera como Jesús vive y te lo propone?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter