Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Aprender Libertad - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: "Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no está permitida en sábado". Les replicó: "¿No habéis leído lo que hizo David cuando él y sus hombres sintieron hambre? Entró en la casa de Dios y comieron de los panes presentados, cosa que no les estaba permitida ni a él ni a sus compañeros, sino sólo a los sacerdotes. ¿Y no habéis leído en la ley que los sacerdotes pueden violar el sábado en el templo sin incurrir en culpa? Pues os digo que aquí hay uno que es más que el templo. Si comprendierais lo que significa "quiero misericordia y no sacrificio", no condenaríais a los que no tienen culpa. Porque el Hijo del hombre es señor del sábado".

Mateo 12, 1-8

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Misericordia quiero nos dice Jesús en el Evangelio. La misericordia y la compasión van de la mano, se hermanan en el corazón y empujan para socorrer al pobre y afligido. La misericordia se “enseñorea” por encima de todo interés y percibe no sólo la necesidad, sino el momento y el lugar donde responder. Es una clave para interpretar la libertad interior

Por un tiempo fuimos señores del tiempo. Todo se volvió secundario ante la carrera por la vida. El mundo casi paralizado, en lucha continua por vencer la enfermedad, por hacer realidad la supervivencia… Y pasó, sí… prácticamente en todo el mundo. ¡Pero si parece un cuento…! 

Así, la humanidad anduvo por un tiempo misericordeando como lo hizo Jesús con su pueblo, que, ante el hambre, la enfermedad, el lugar de adoración a Dios, traspasó con suprema libertad el mandato del sábado porque la ley nunca puede estar por encima de la vida, sino a su servicio.

La capacidad misericordiosa y compasiva del hombre está en sus genes. Testigos fuimos de ese “señorío” humanitario. Es verdad que muchos no lo comprendieron; pero otros y ¡fueron tantos! tuvieron el inconmensurable regalo de esa sublime libertad interior al ser señores de su tiempo, de sí mismos por un bien inmensamente mayor. 

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter