LOGO-LECTURAS
Se acercaba la Pascua de los judíos. Jesús subió a Jerusalén y encontró en el Templo a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas y a los cambistas sentados delante de sus mesas. Hizo un látigo de cuerdas y los echó a todos del Templo, junto con sus ovejas y sus bueyes; desparramó las monedas de los cambistas, derribó las mesas y dijo a los vendedores de palomas: “Saquen esto de aquí y no hagan de la casa de mi Padre una casa de comercio”. Y sus discípulos recordaron las palabras de la Escritura: “El celo por tu Casa me consumirá”. Entonces los judíos le preguntaron: “¿Qué signo nos das para obrar así?” Jesús les respondió: “Destruyan este templo y en tres días lo volveré a levantar”. Los judíos le dijeron: “Han sido necesarios cuarenta y seis años para construir este Templo, ¿y Tú lo vas a levantar en tres días?” Pero Él se refería al templo de su cuerpo. Por eso, cuando Jesús resucitó, sus discípulos recordaron que Él había dicho esto, y creyeron en la Escritura y en la palabra que había pronunciado.

Juan 2,13-22

Celebramos hoy la fiesta de la Dedicación de la catedral del papa, la basílica de san Juan de Letrán, en Roma. Es un edificio bello y antiguo que de alguna manera hace presente de manera visible la gran comunidad de los cristianos, que somos las “piedras vivas” del templo de Dios en el mundo. 

Decía ayer que la liturgia nos va preparando poco a poco para la llegada del Adviento. Si el día 1 de noviembre contemplábamos la felicidad de la Jerusalén del Cielo, hoy contemplamos el don de la comunidad cristiana, llamada a ser un “cielo en la tierra”. Esperar al Señor que viene implica vivir ya en este mundo, en la medida de lo posible, la felicidad del Cielo, y hacerlo en comunidad. 

La catequista que se esfuerza sin percibir demasiados frutos; el voluntario de Cáritas cansado de dar y de darse; el sacerdote que vive en la tibieza y en la duda; el obispo fatigado por un trabajo aparentemente infructuoso… Esta realidad marcada por la Cruz es ya un signo de esperanza en la confianza: Dios está con nosotros, está con su pueblo a las duras y a las maduras. Juntos, en Él, somos un templo magnífico habitado por el Espíritu Santo.

¿Soy capaz de confiar en Dios cuando las cosas aparentemente se marchitan? ¿Doy gracias por el don de la Iglesia? ¿Descubro la Iglesia universal en mi comunidad de referencia (parroquia, convento, monasterio…)? ¿Vivo la experiencia de la Iglesia de este mundo como una antesala de la Iglesia del Cielo?

Señor, bendice a nuestro papa Francisco. Dale la gracia de tu Espíritu Santo. Protégelo de todo mal. Y a nosotros, que somos las “piedras vivas” de tu Iglesia, haznos testimonios de tu Evangelio en medio de este mundo que te desconoce y te rechaza. Amén

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter