LOGO-LECTURAS
Cuando bajaban de la montaña, los discípulos preguntaron a Jesús: "¿Por qué dicen los escribas que primero tiene que venir Elías?" Él les contestó: "Elías vendrá y lo renovará todo. Pero os digo que Elías ya ha venido, y no lo reconocieron, sino que lo trataron a su antojo. Así también el Hijo del hombre va a padecer a manos de ellos." Entonces entendieron los discípulos que se refería a Juan, el Bautista.

Mateo 17, 10-13

Atención, que Jesús está llegando, ¡no sea que no le reconozcas!

Cuando tenemos los ojos cerrados a la verdad del otro ocurren desastres.

Ponemos etiquetas. Tratamos a nuestro antojo a las personas. Sin respetar, sin escuchar desde el fondo. Hacemos padecer. Acaso sin agresión, nomás con el desdén y el látigo de la indiferencia.

Cuando no se consigue ver al otro tal como es, en su identidad y su diferencia, la gente sufre.

Y nos perdemos lo mejor. Los matices del milagro que es cada persona.

Las inmensas posibilidades de crecimiento, el caudal de bondad y de bien latente en todos.

Navidad es abrir los ojos y honrar la encarnación de Dios en los hombres y mujeres, real y palpable; pero reconocible por la sensibilidad y con la delicadeza de la fe.

Atención pues.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter