A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

¿Cómo estás concentrando?

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Tened cuidado de vosotros, no sea que se emboten vuestros corazones con juergas, borracheras y las inquietudes de la vida, y se os eche encima de repente aquel día; porque caerá como un lazo sobre todos los habitantes de la tierra. Estad, pues, despiertos en todo tiempo, pidiendo que podáis escapar de todo lo que está por suceder y manteneros en pie ante el Hijo del hombre».

Lucas 21,34-36

Los jugadores de fútbol antes de un partido tienen un tiempo en que se distancian de todo para “estar concentrados” antes de salir a la cancha y enfrentar al rival. En esa concentración se tejen jugadas, se estudia al rival, se planean tácticas y estrategias. Todo esto es porque el opositor no los puede agarrar desprevenidos, no pueden salir a la cancha a tontas y a locas a ver qué pasa. 

En el evangelio de hoy pasa un poco esto, es un tiempo para concentrar, para no estar distraídos. Jesús nos invita a estar atentos, alertas. Agudizando la vista y el corazón para ver lo esencial. Este año nos tomó por sorpresa a más de uno, por no decir a todos, con la realidad mundial de la pandemia por el COVID 19. Y así puede suceder con cada cosa que proyectemos o emprendamos en nuestra vida. Si vamos conectando con Dios y estamos en su misma sintonía, si nos tomamos ese tiempo para “estar concentrados” y pensar cómo vamos a jugar, qué tácticas y estrategias vamos a usar, probablemente afrontemos con firmeza la vida tal como viene; con sus luces y sombras, sus dificultades y belleza. Pero cuando se nos embota el corazón y la cabeza y andamos a tontas y a locas vaya que nos podemos encontrar con no tan grata sorpresa. 

Te invito a que podamos pasar por el corazón hoy esta pregunta ¿Con qué estoy sintonizando para que el día a día me encuentre firme y de pie? ¿Estoy conectando con la oración, estoy concentrado buscando de la voluntad de Dios?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter