Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

Como Pequeña Semilla - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo se acercó a Jesús un hombre, que le dijo de rodillas: "Señor, ten compasión de mi hijo, que tiene epilepsia y le dan ataques: muchas veces se cae en el fuego o en el agua. Se lo he traído a tus discípulos, y no han sido capaces de curarlo. Jesús contestó: "¡Gente sin fe y perversa! ¿Hasta cuándo os tendré que soportar? Traédmelo". Jesús increpó al demonio, y salió; en aquel momento se curó el niño. Los discípulos se acercaron a Jesús y le preguntaron aparte: "¿Y por qué no pudimos echarlo nosotros?" Les contestó: "Por vuestra poca fe. Os aseguro que, si fuera vuestra fe como un grano de mostaza, le diríais a aquella montaña que viniera aquí, y vendría. Nada os sería imposible".

Mateo 17, 14-20

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

La invitación de hoy va de fe y de pequeñas semillas. Es llamativo que Jesús no les pide a sus discípulos tener una fe grande y fuerte como la montaña, por el contrario, propone más bien que la fe ha de ser como una semilla de mostaza, que apenas mide 1 a 2 milímetros de diámetro. 

Esa fascinación que tiene Jesús con lo pequeño nos desconcierta. Pero no es pequeño de mediocridad o de conformismo. Más bien es que no se deja llevar por las apariencias y reconoce el valor de lo pequeño. Cuando era niña, en mi barrio había una mujer mayor llamada Natalia. A pesar de su edad y achaques seguía trabajando para ganarse el pan de cada día. Siempre se le veía con una sonrisa y una bondad que irradiaba en su mirada. Nunca se perdía ningún servicio religioso en la capilla de nuestro barrio. No tenía formación teológica alguna, no poseía ideas bien fundamentadas para dar razón de su fe…. pero su vida irradiaba esa fe de un grano de mostaza. Una fe que era capaz de confiar toda su vida a Dios como pequeña semilla en sus manos. 

Pidamos hoy también para nosotros la fe de los sencillos y pequeños. 

IXCIS “Un poco de fe”: https://www.youtube.com/watch?v=5Aafr4JK1Dc

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter