A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo; no juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados; dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante. La medida que uséis, la usarán con vosotros."

Lucas 6,36-38

¿Alguna vez te has preguntado cómo te gusta que te traten? Creo que todos necesitamos ser bien-tratados por los demás. Nadie quiere ser rechazado de ninguna manera. 

Hoy el Evangelio nos habla de la necesidad humana de ser aceptados, perdonados: “sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso”. Tal vez nos hemos cansado de perdonar a las personas que nos tratan mal a nosotros. No obstante, no dejemos de intentarlo, de perdonar, porque Dios siempre nos perdona, Dios nos muestra su amor y misericordia sin límites. Esa experiencia es la clave.

Abramos nuestro corazón para recibir la misericordia de Dios, para que podamos perdonar y ofrecer misericordia siempre.  

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter