Conocimiento o comunión por amor

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "Si me conocéis a mí, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto." Felipe le dice: "Señor, muéstranos al Padre y nos basta." Jesús le replica: "Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mí ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: "Muéstranos al Padre"? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré."

Juan 14,7-14

Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? No se trata de progresar en el conocimiento, sino en la comunión por amor. El conocimiento vivencial de Jesús hará que el Padre se manifieste en nosotros. 

En la vida pública de Jesús sus seguidores entendieron muy poco de lo que era Jesús. Felipe sigue separando a Dios del ser humano. No ha descubierto la inmensidad del amor de Dios y su proyecto sobre las personas. No se han enterado de que Dios se hace visible en cada ser humano. Jesús dice: quien me ve a mí, ve a mi Padre. Dios se hace visible y presente en cada persona que está a nuestro lado.

Pero en definitiva lo que nos identifica con Dios son nuestras obras, no hay otra manera de vivir a Dios que no sea el gastarse la vida en el servicio a los demás, no a cambio de algo o para alcanzar algo, sino gratuitamente.

¿Logro descubrir a Dios presente en los hermanos, sobre todo en los más vulnerables y necesitados? Cuando lo descubro ¿qué hago por ellos?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter