Curiosos

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, Pedro, volviéndose, vio que los seguía el discípulo a quien Jesús tanto amaba, el mismo que en la cena se había apoyado en su pecho y le había preguntado: «Señor, ¿quién es el que te va a entregar?» Al verlo, Pedro dice a Jesús: «Señor, y éste ¿qué?» Jesús le contesta: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué? Tú sígueme.» Entonces se empezó a correr entre los hermanos el rumor de que ese discípulo no moriría. Pero no le dijo Jesús que no moriría, sino: «Si quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti qué?» Éste es el discípulo que da testimonio de todo esto y lo ha escrito; y nosotros sabemos que su testimonio es verdadero. Muchas otras cosas hicieron Jesús. Si se escribieran una por una, pienso que los libros no cabrían ni en todo el mundo.

Juan 21,20-25

En muchas situaciones o eventos de cualquier índole dolorosos o alegres aparecen los “curiosos” con preguntas no fundamentales, sobre el color del vestido, sobre el hombre o la mujer más alto o bajo… el mejor vehículo, de tal color, nuevo o viejo… Pedro no es diferente a nosotros y lo encontramos perdido en “curiosidades”, centrado en cosas poco esenciales y a esta actitud superficial de Pedro Jesús le responde y ¿a ti qué? Mira más allá hombre, tu sígueme, ¿no te basta mi gracia, mi perdón, mi misericordia, mi confianza? Esta experiencia de Pedro está presente en muchos de nosotros y Jesús hoy de nuevo nos repite a ti y a mí como a Pedro ¿a ti qué? Tú sígueme, no pierdas el tiempo en cosas inútiles, no te entretengas en lo secundario, mira lo esencial, sígueme, tu sígueme a pesar de las dificultades, ama a los hermanos, anúnciales la buena noticia…perdónales, acógelos, dales de comer, de beber, de vestir, visítalos en la cárcel, hazte, hermano

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter