De La Familia De Dios

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó: «Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.» Pero él contestó al que le avisaba: « ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» Y, señalando con la mano a los discípulos, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.»

Mateo 12,46-50

Para el pueblo judío, el concepto de familia era una noción muy extensa y tenía un significado muy amplio. Los lazos familiares eran tan sagrados como la hospitalidad al extranjero y pertenecer a un clan no era no solo honor sino un seguro de vida pues el desierto y la itinerancia enseñan que el sujeto solo no puede andar muchos pasos sin morir pero en grupo puede llegar seguro a su destino y formar un gran pueblo.

Hoy Jesús nos ha dado una invitación formal a pertenecer a su tribu, de ser de su familia, ¿cómo? Cumpliendo la voluntad de su Padre, y esto no quiere decir que si somos religiosos observantes perteneceremos a la tribu de David y seremos sobrinos de san José y de la Virgen, va más allá, Jesús nos está invitando a ser parte de su familia trinitaria, si cumplimos la voluntad de su Padre Dios entraremos a formar parte de la vida familiar de Dios, nos divinizaremos, viviremos con la Trinidad si amamos, esa es la voluntad de Dios, AMAR.

Empecemos hoy con al menos tener la intención, el deseo de amar…

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter