Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

¡Dichoso/a tú! - Acompasando

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, al llegar a la región de Cesarea de Filipo, Jesús preguntó a sus discípulos: «¿Quién dice la gente que es el Hijo del hombre?» Ellos contestaron: «Unos que Juan Bautista, otros que Elías, otros que Jeremías o uno de los profetas.» Él les preguntó: «Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?» Simón Pedro tomó la palabra y dijo: «Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo.» Jesús le respondió: «¡Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás!, porque eso no te lo ha revelado nadie de carne y hueso, sino mi Padre que está en el cielo. Ahora te digo yo: tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará. Te daré las llaves del reino de los cielos; lo que ates en la tierra, quedará atado en el cielo, y lo que desates en la tierra, quedará desatado en el cielo.» Y les mandó a los discípulos que no dijesen a nadie que él era el Mesías.

Mateo 16,13-20.

Error en la base de datos de WordPress: [Table 'wp_8tamd.wp_ppress_meta_data' doesn't exist]
SELECT * FROM wp_ppress_meta_data WHERE meta_key = 'content_restrict_data'

A los ojos de Dios, eres dichosa, dichoso. “Dichoso” es el piropo preferido de Jesús: “¡Dichosos vosotros los pobres! ¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis!” y Dios no se cansa de repetirlo: eres dichosa, eres dichoso. Y nuestra dicha no puede ser otra que sabernos amados por el Dios Padre que nos presentó Jesús. ¡Dichosos nosotros cuando sacamos un rato para estar a solas con Él! ¡Dichosos nosotros cuando, como en esta pandemia, nos damos cuenta de que el amor es lo único importante y nos desprendemos de las cosas que poseemos y nos acaban por atrapar! Y, recordando a todos los que habéis sufrido una pérdida de un familiar, de un amigo, de un ser cercano, también a vosotros os llama “dichosos”. Dichosos porque Jesús ya les tenía preparada una habitación junto a la casa del Padre. “¡Dichosos los que sufren porque recibirán consuelo!”

San Ignacio, en la contemplación para alcanzar amor de sus Ejercicios espirituales, nos viene a decir: soy dichoso, soy dichosa porque todo es don de Dios, regalo gratuito. Y, por ello, reconociendo tanto bien recibido, sólo nos queda una cosa: poner nuestra vida en manos de Dios con la seguridad de que sólo nos basta su amor.

¿Cómo recibes los piropos de Dios? ¿Qué sentimientos nacen en ti al saber que Dios te conoce tal como eres, te llama a ser dichoso y te quiere con locura?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter