Discernimiento

LOGO-LECTURAS
“No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos, no sea que las pisoteen con sus patas, y después, volviéndose, os despedacen. Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas Entrad por la entrada estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición, y son muchos los que entran por ella; mas ¡qué estrecha la entrada y qué angosto el camino que lleva a la Vida!; y pocos son los que lo encuentran”.

Mateo 7,6.12-14

La lectura de hoy pone en boca de Jesús 3 advertencias:

La primera: “No deis a los perros lo que es santo, ni echéis vuestras perlas delante de los puercos…” (7,6). Un lenguaje extraño que requiere ser interpretado: En tiempos de Jesús, como en general en la cultura antigua, los perros no eran muy apreciados como lo son ahora, porque se consideraban semisalvajes y callejeros. Pero a pesar de esto encontramos en estas palabras un aspecto positivo y didáctico-sapiencial: una invitación a usar la prudencia y el discernimiento para saber a quién hay que dar las cosas.

La segunda advertencia en el contexto de las bienaventuranzas es la llamada regla de oro: todo cuanto queráis que os hagan… hacedlo también vosotros…” ¡Ojalá lo hiciéramos todos y siempre! el mundo sería diferente… a ver si después de la pandemia del Covid-19 y de tanta buena gente que han sido testimonio de buen hacer, el mundo es diferente. Ante estos testigos Jesús nos diría: ¡Haz tú lo mismo!

Y la última advertencia en forma de consejo: Entrad por la puerta estrecha; porque ancha es la entrada y espacioso el camino que lleva a la perdición”. En la Escritura se habla de dos caminos que se contraponen, el de la muerte y el de la vida. Saber elegir entre dos modos diversos de vida es decisivo para entrar en el Reino. 

¿Por cuál te decides? Sé tú de los que lo encuentran…

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter