A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "He venido a prender fuego en el mundo, ¡y ojalá estuviera ya ardiendo! Tengo que pasar por un bautismo, ¡y qué angustia hasta que se cumpla! ¿Pensáis que he venido a traer al mundo la paz? No, sino división. En adelante, una familia de cinco estará dividida: tres contra dos y dos contra tres; estarán divididos: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra".

Lucas 12, 49-53

El evangelio de hoy nos transmite expresiones y frases muy fuertes, que pueden incluso parecer contradictorias con el mensaje global del Evangelio. Jesús no nos quiere instalados, ni tibios, ni indiferentes ante la existencia del mal. La puesta en práctica del amor en distintas situaciones tiende a provocar malestar, divisiones, a descolocar la vida social y personal cómoda e instalada. El vivir con pasión el evangelio y de forma comprometida no suele ser, en muchos ambientes, comprendido, ni compartido. Los vínculos y lazos familiares también, a veces, quedan marcados por este sello.

Dios es al mismo tiempo luz que ilumina y fuego que purifica y que destruye el mal, hace que se manifieste la escoria disimulada y escondida. La raíz de mal y pecado que hay arraigado en nosotros hace que nos rebelemos ante la luz y el bien.

Jesús nos invita a la transformación profunda de la sociedad, de las personas, quiere destruir la mentira, la violencia, la injusticia con la fuerza y el fuego del Espíritu y esto de manera radical, aún a costa de crear, en ocasiones, conflictos, división, enfrentamientos.

¿Cómo reflejar la pasión por Jesús y su evangelio? ¿estás dispuesto a asumir las consecuencias?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter