A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No os fiéis de la gente, porque os entregarán a los tribunales, os azotarán en las sinagogas y os harán comparecer ante gobernadores y reyes, por mi causa; así daréis testimonio ante ellos y ante los gentiles. Cuando os arresten, no os preocupéis de lo que vais a decir o de cómo lo diréis: en su momento se os sugerirá lo que tenéis que decir; no seréis vosotros los que habléis, el Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros. Los hermanos entregarán a sus hermanos para que los maten, los padres a los hijos; se rebelarán los hijos contra sus padres, y los matarán. Todos os odiarán por mi nombre; el que persevere hasta el final se salvará.»

Mateo 10,17-22

El Espíritu de vuestro Padre hablará por vosotros… ¿Cuántas veces pasa al revés? Nosotros queremos hablar por el Espíritu. Hay que abandonarnos y ser humildes, dejarnos guiar por la Verdad, entrar en nuestro corazón y dejarnos empapar de Vida, de Espíritu; y confiar total y plenamente en lo que sintamos, en lo que somos.

Pase lo que pase será lo mejor para nosotros, algo que debemos aprender y que quizás la única manera de hacerlo sea con alguna experiencia dura. Sólo cuando seamos capaces de aceptarlo, de ver en ello la mano del Espíritu y de creer que es lo único que nos puede suceder, será cuando el Espíritu hable por nosotros.