A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, designó el Señor otros setenta y dos y los mandó por delante, de dos en dos, a todos los pueblos y lugares adonde pensaba ir él. Y les decía: "La mies es abundante y los obreros pocos; rogad, pues, al dueño de la mies que mande obreros a su mies. ¡Poneos en camino! Mirad que os mando como corderos en medio de lobos. No llevéis talega, ni alforja, ni sandalias; y no os detengáis a saludar a nadie por el camino. Cuando entréis en una casa, decid primero: "Paz a esta casa". Y si allí hay gente de paz, descansará sobre ellos vuestra paz; si no, volverá a vosotros. Quedaos en la misma casa, comed y bebed de lo que tengan, porque el obrero merece su salario. No andéis cambiando de casa. Si entráis en un pueblo y os reciben bien, comed lo que os pongan, curad a los enfermos que haya, y decid: "Está cerca de vosotros el reino de Dios." Cuando entréis en un pueblo y no os reciban, salid a la plaza y decid: "Hasta el polvo de vuestro pueblo, que se nos ha pegado a los pies, nos lo sacudimos sobre vosotros. De todos modos, sabed que está cerca el reino de Dios." Os digo que aquel día será más llevadero para Sodoma que para ese pueblo."

Lucas 10, 1-12

“Los mandó por delante”, es decir, los 72 van en su nombre, llevan su mensaje, el del Reino de paz, de justicia, de amor, de verdad… y van con sus mismas actitudes, a su modo, con su estilo, provocadores pero pacíficos, austeros, sencillos, sin grandes pretensiones más que el anuncio de la paz.

Jesús nos envía a ir por delante, como hizo Juan Bautista, a prepararle caminos de encuentro con los hombres y mujeres de hoy. El protagonista es él, pero nos pide que nos pongamos en camino, que seamos prudentes y también astutos. Ser pacíficos y pacificadores no es ser “bobos”. ¡Tenemos tantos ejemplos de gente así, que nos evangelizan, que rompen la espiral de la violencia con sus gestos de paz! una paz que se consigue a veces en batallas personales de crecimiento interior, de coherencia, de libertad, y que también es regalo del Señor que envía, no como la da el mundo.

Hoy también Jesús me envía por delante de Él ¿qué significa ponerme en camino? ¿qué palabra me encomienda? Y ¿con qué estilo le anunciaré? ¿Soy persona de paz?

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter