Ganando el pulso al mal

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, después de atravesar el lago de Genesaret, Jesús y sus discípulos llegaron a la otra orilla, a la región de los gerasenos. Apenas desembarcó Jesús, vino corriendo desde el cementerio un hombre poseído por un espíritu inmundo, que vivía en los sepulcros. Ya ni con cadenas podían sujetarlo; a veces habían intentado sujetarlo con argollas y cadenas, pero él rompía las cadenas y destrozaba las argollas; nadie tenía fuerzas para dominarlo. Se pasaba días y noches en los sepulcros o en el monte, gritando y golpeándose con piedras. Cuando aquel hombre vio de lejos a Jesús, se echó a correr, vino a postrarse ante él y gritó a voz en cuello: “¿Qué quieres tú conmigo, Jesús, Hijo de Dios altísimo? Te ruego por Dios que no me atormentes”. Dijo esto porque Jesús le había mandado al espíritu inmundo que saliera de aquel hombre. Entonces le preguntó Jesús: “¿Cómo te llamas?” Le respondió: “Me llamo Legión, porque somos muchos”. Y le rogaba con insistencia que no los expulsara de aquella comarca. Había allí una gran piara de cerdos, que andaban comiendo en la falda del monte. Los espíritus le rogaban a Jesús: “Déjanos salir de aquí para meternos en esos cerdos”. Y él se lo permitió. Los espíritus inmundos salieron del hombre y se metieron en los cerdos; y todos los cerdos, unos dos mil, se precipitaron por el acantilado hacia el lago y se ahogaron. Los que cuidaban los cerdos salieron huyendo y contaron lo sucedido, en el pueblo y en el campo. La gente fue a ver lo que había pasado. Se acercaron a Jesús y vieron al antes endemoniado, ahora en su sano juicio, sentado y vestido. Entonces tuvieron miedo. Y los que habían visto todo, les contaron lo que le había ocurrido al endemoniado y lo de los cerdos. Ellos comenzaron a rogarle a Jesús que se marchara de su comarca. Mientras Jesús se embarcaba, el endemoniado le suplicaba que lo admitiera en su compañía, pero él no se lo permitió y le dijo: “Vete a tu casa a vivir con tu familia y cuéntales lo misericordioso que ha sido el Señor contigo”. Y aquel hombre se alejó de ahí y se puso a proclamar por la región de Decápolis lo que Jesús había hecho por él. Y todos los que lo oían se admiraban.

Marcos 5, 1-20

Claro que tiene fuerza. Sí. Tiene poder para confundir, para dividir, para separar, para enfrentar, para destruir… Hay energías para el mal. Y dañan…

Nos dañan… como al geraseno. Y generan dinámicas tóxicas, autodestructivas

Pero el corazón compasivo de Dios va ganando el pulso al mal en cada gesto, en cada signo que nace de sus entrañas y se expande en las manos de Jesús.

Qué bien nos hace situarnos ante su mirada, sin máscaras, sin disimulos, conscientes de nuestra necesidad, confiados en que su compasiva cercanía saldrá triunfadora del mal en nosotros.

Al contrario de los vecinos del geraseno, le reclamamos a Jesús que se quede, que permanezca. Con Él queremos salir a las otras orillas de nuestro mundo para multiplicar el bien, la salud, la vida. 

Anímate. Vamos juntos.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter