HAY VISITAS QUE HASTA LAS SOÑAMOS…

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por lo tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón estaría en vela y no dejaría abrir un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.

Mateo 24,37-44

Hay visitas que esperamos y las deseamos porque hay empatía o son agradables. Nos preparamos de antemano a ese encuentro para acogerla y que se sienta bien y sentirnos bien nosotros. 

Dicen algunos que Dios guarda silencio… Yo afirmo lo contrario, digo que Dios no calla. Dios, el Dios vivo, el Dios de la historia, el Dios innombrable y completamente enamorado, habla.

La Palabra de Dios sigue viniendo y los que la hemos escuchado alguna vez percibimos que sigue en camino. Él ha sido el primero en tomar la iniciativa y por su amor nos hace hijos suyos. Esta Palabra llama insistentemente y pide ser escuchada, acogida: «Mira, estoy a la puerta y llamo

Mateo nos comunica que vendrá el Hijo del hombre, pero puede pasar que no estemos atentos a esa llegada, no preparados y a lo mejor, ni lo deseamos. Porque estamos tan absortos en nuestros intereses, distraídos de lo esencial y dejamos pasar esos espacios tan agradables de encuentro profundo con la otra persona. 

Ojo no dejes pasar tu vida sin saborearla, gustarla y vivirla a fondo porque como dice el salmo nuestra vida es como una flor que amanece muy preciosa pero a la tarde esta marchita. ¿Y de qué te ha servido tantos afanes?

Mira muy atento en este día ¿qué es lo que centra tu atención? y que te aleja de vivir con calidad cada hora cada encuentro con la gente que a diario miras o visitas. Estad en vela, vigilantes de los gestos y detalles con los otros. Porque es una de las formas muy especiales en la que Jesús se acerca a nuestra vida. Descubre cuál es su forma de pasar por tu vida hoy porque la hora que menos pensemos nos visita el Hijo del Hombre.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter