A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre. Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»

Mateo 7,7-11

Más de una vez habremos escuchado aquella frase salida de la boca de algún padre, alguna madre respecto de su hijo: “es que me insistió tanto que al final me cansó y lo consiguió” aquí diríamos: “es que “me quemó tanto la cabeza” … y aquí parece que Jesús es de esos que les gusta que le “quemen la cabeza” porque nos llama, nos invita a la insistencia. 

No bajes los brazos sigue pidiendo, por aquello que no cambia, que no va tan bien, que no le encuentras la vuelta, pero sé concreto con Dios, no pidas por pedir. Si no te animas a pedir es porque no confías en el poder de la oración. Pide y vive como si ya Dios te lo hubiera concedido. Una gota de agua sobre la roca no le afecta en nada, pero el constante goteo de la gota sobre la roca la perfora.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter