LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin." Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible." María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Y la dejó el ángel.

Lucas 1, 26-38

Dios es un Dios que llama. Y llama para algo, para encargarte algo. Quiere contar con cada uno de nosotros para que, haciendo su encargo, encontremos la felicidad. Dios a cada cual le pide interpretar una partitura nueva, original e irrepetible.

Mírate en María: eres tú, capaz de escuchar a Dios; y Él proponiéndote la partitura de tu vida. Dialoga con Él, siente su humildad (“María, ¿qué te parece…?”) y al mismo tiempo su atrevimiento de pedirte lo imposible (“¿… ser la mamá de mi Hijo?”). Vaya sinfonía…

“Preparar el camino” es también abrir un camino nuevo (virgen). ¿Qué es lo que te parece imposible hacer, arreglar…? ¿En qué relaciones, problemas… dices “esto no tiene remedio”? ¿Qué te está pidiendo Dios que aparentemente supera tus fuerzas o tu capacidad?

Él no nos deja solos: “El Señor está contigo”; “el Espíritu Santo vendrá sobre ti y la fuerza del Altísimo te cubrirá…”; “llena de gracia”

¿A qué te llama Dios? ¿Qué quiere Él de ti? Lánzate, aunque te parezca imposible, aunque haya que inventar el camino. Dios te propone una partitura para que tú la toques con tu propia vida. A lo mejor tiene algunos acordes algo complicadillos, o notas que tienes que ensayar y repetir para que te salgan bien, pero es tu melodía, la que el mundo necesita escuchar y tú serás feliz interpretando. Como tocar las castañuelas… Plenamente humano y feliz como María: “alégrate”.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter