A menudo es bueno pararse y «acompasarse» antes de iniciar el vuelo. Acompasando se toma un tiempo para, en «un poquito»… volar aún más alto.
Gracias por confiar.

LOGO-LECTURAS
En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él. Entonces lo avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.» Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.»

Lucas 8,19-21

Ahora nos hemos acostumbrado, pero lo que proponía Jesús era tan inusual y chocaba tanto con la tradición que hasta los familiares de Jesús lo consideraban un loco. Abandonar su aldea, renunciar a casarse, a tener descendencia, contradecir a los escribas y fariseos, cuestionar el sábado…, todo era irreverente y atentaba contra lo establecido. Pero para Jesús sólo había un motivo, una verdad, una idea a la que ser fiel hasta la muerte: nuestro Padre del cielo nos ama sin necesidad de sacrificios ni leyes imposibles de cumplir. Su amor es gratuito y solo busca el bien y la igualdad entre los hombres.

¿Lo entiendes? Entonces eres de los de Jesús. 

¿Te escandaliza o te da igual? Entonces no eres de los de Jesús.

Share on facebook
Facebook
Share on pinterest
Pinterest
Share on twitter
Twitter